El Sermón del monte y la eternidad.

Mientras estabas (o estás) en la escuela, no te pasaba que querías que el profesor te diera un “cuestionario” o los “capítulos” que serían parte del examen del período?
Saber de antemano lo que va a ser examinado y fallar, no es más que el grado de más grande de desinterés.
El Señor nos da el “cuestionario” que será nuestra prueba, en el día de nuestro juicio ante Él.

Romanos 2:15-16 “mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.”

Sí, es correcto! La Biblia!

Apocalipsis 20:12 “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Como he repetido ya en uno que otro post, esta era la primera vez que se nos daban estos conceptos. Su palabra no va a pasar como vimos en los versículos anteriores y como vemos aquí lo que hagamos con la Palabra De Dios hoy, tiene implicaciones eternas.  Fijémonos:

Mateo 5:19-20 “De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.”

Nuestra actitud en cuanto a la Palabra de Dios cuenta. Cuenta en cuanto a nuestra posición en el reino de los Cielos. Me llama la atención dos cosas de estos versículos:

  1. En el cielo hay jerarquía, dependiendo de nuestra actitud hacia la palabra de Dios
  2. La Justicia que Dios busca no es la que sale de las organizaciones religiosas o académicas.

Quien enseñe la Palabra De Dios tal cual es, sin añadirle o disminuirle en esta tierra será llamado “grande” en el cielo. La enseñanza de la palabra no está atada a la “interpretación” específica de ninguna agrupación humana, inclusive de aquellos profesan ser los únicos, universales, inequívocos, escogidos.

2 Pedro 1:20-21 “entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

La predicación del Reino, no está atada a lo que los Académicos o Religiosos de “gran reputación” digan. Su sola interpretación oficial, es la que el Espíritu De Dios (sin desorden y lenguas y algarabías, como dicen algunos) da a las personas que realmente quieren escuchar su voz, se preparan, la estudian y se proponen encausar su corazón al corazón del Altísimo.

Salmos 119:160 “La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia.”

La Verdad de Dios no son “versículos” o extractos sacados fuera de contexto para avanzar ideologías de hombres, así como tampoco lo son largos comentarios, encíclicas, disertaciones y tesis acerca de la Biblia.

La suma de tu palabra es verdad

Nos Vemos Pronto

 

 

El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús 2.

Como dijéramos, Dios no quebranta su palabra.
Él dijo en Génesis 1:27 al 28, que el hombre sería el señor y juez de la creación. La creación fue contaminada por el pecado del hombre, por lo tanto no había como redimir la creación a menos que fuera por un hombre.
El único problema es que todos los hombres que descendían de la simiente del primer varón: Adán, también adquirían la naturaleza pecaminosa de Adán.

Las Palabras de Jesús en el Sermón del monte, eran por ello tan grandes y radicales.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Jesús, es el único 100% hombre y 100% Dios, único capaz de cumplir toda la ley de Dios al pie de la letra y no pecar jamás. Siendo el el único capaz de redimir la creación sin transgredir su palabra. Puesto que era el hombre -señor de la creación de Dios- el que había introducido el pecado al mundo.

Romanos 5:12   “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

También fue un hombre, el que vino a redimir su creación.

Romanos 5:15   “Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.”

Era el único que podía ofrecernos lo que ya habíamos perdido en Edén: Vida Eterna.
Recuerdas que Dios no quebranta su palabra? Nosotros ya habíamos incurrido en una falta, una tan grande que nos alejaba para siempre de Dios: Pecado.

Genesis 2:16-17 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Habiendo caído en la deuda de muerte eterna que trae el pecado, sólo Él podía darnos vida, al pagar por nosotros nuestra deuda. Piénsalo, no hay otro ser que sea eterno. Nadie! Nadie es, sino por medio de Él.

Romanos 6:23
 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

La Autoridad de Jesús en el Sermón del monte es decir, que Él es Dios, y venía con una misión, la de redimir su creación y reconciliar consigo mismo a su creación por su amor hacia nosotros.
Vino para cumplir toda su ley, para poder tomar las riendas de su creación y ser: Rey y Señor de la creación como hombre, Rey de los cielos y Rey de tu vida.
Por qué tanto esfuerzo? Pues versículo 18 de mateo 5, lo dice: Dios no puede quebrantar su palabra/ley pues es eterna.

Nos Vemos pronto

 

El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús.

Si revisas el blog; creo, sin temor a equivocarme,  que no he escrito mucho sobre los evangelios. No ha sido a propósito, pero ahora que he tenido el tiempo de hacerlo, podría parecerlo. Es que cada párrafo-oración-palabra de Jesús está llena de tanta enseñanza, que tratar de sintetizar su contenido e implicaciones eternas a un simple escrito de 500 palabras es un tanto desvirtuante a las palabras de Dios mismo.

Cómo dijéramos antes, el discurso conocido como el Sermón del monte aunque hoy muy comentado, predicado y conocido por el mundo occidental, fue la primera vez que Jesús abiertamente dijera este conjunto de principios que seguramente escandalizaron a la religión establecida de la época.

Ya nos había hablado de los valores prioritarios del Reino de los Cielos, los cuales parecen contrarios a cualquier cosa que el mundo enseña. Luego nos dijo cuál es nuestra identidad y nuestro papel aquí en la tierra, hoy Jesús, va a venir a decirnos el porqué de su venida.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Lo que se creía en los círculos judíos era que el Mesías Rey sería un líder político que sacaría a Israel de la opresión romana y los llevaría a una época parecida a la que se vivió durante el reinado del rey David. Su mente estaba condicionada a creer que el Mesías reinaría sobre la tierra prometida, de esto no se escapaba ninguno, ni siquiera los apóstoles. Así que, declaraciones como: “he venido para cumplir toda la ley” eran realmente preocupantes.

Probablemente has escuchado la famosa aseveración de “Jesús o era un mentiroso, o estaba loco o decía la verdad” Quien acuñó esta frase, no estaba equivocado. Las implicaciones que estas aseveraciones conllevan son demasiado grandes como para que alguien las diga a la ligera, sin saber lo que dice.

Dios nunca ha incumplido su palabra. No está en su naturaleza, ni lo hará nunca.

Numeros 23:19 “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”

Qué significa esto? Bueno que no había forma alguna de redimir a su creación sin que Cristo viniera a esta tierra. Préstame atención por un momento, puesto que esto es un poco complejo.

Dios, al momento de crearnos declaró (habló, su palabra) que el hombre sería el señor y juez de la creación.

Genesis 1:27-28 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Continua en la Segunda Parte: AQUI, PARTE 2

La identidad que Jesùs nos da en el Sermón del Monte II

Así como viéramos ayer que somos Sal y tenemos propósito e identidad estando en Él, nuestro Rey y Soberano Dios, nos lo repite con un ejemplo diferente:

Mateo 5:14-16   Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Jesús nos está dando de nuevo una identidad: Somos La Luz del mundo!
Pero es aquí donde hacemos un ALTO!, STOP!
Fíjate que no dice que somos La Luz. Sino que somos La Luz del mundo. En las tinieblas del mundo (pecado) nosotros somos luces. Pero La Luz, en el mundo, en el universo, en el cielo y en todo lo creado es Jesús.

Esta frase se ha utilizado cientos de veces, sacada de contexto, para justificar muchos males hechos en contra de otros. La Inquisición española (que alguna vez se llamara “santa”), la violenta “cristianización” de las Américas en el tiempo de la colonia y de manera mas moderna, fue parte del discurso del Presidente Bush jr. para la justificación de la guerra contra el terrorismo y todo lo que incluyó está campaña.

Jesús le hablaba a un grupo determinado de personas. “Vosotros”!
“Vosotros”, no significa, vosotros los del hemisferio occidental, vosotros los católicos, vosotros los evangélicos, vosotros los pentecostales, vosotros los que escribís un blog… NO!

Este Vosotros específico era, “Vosotros” que estaís aquí,  que oís y haceís mis palabras; por supuesto no se trata solo de oírlas, en Romanos el Espíritu Santo nos dice:

Romanos 2:13 “porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.”

Somos la luz del mundo, así como la luna es la “luz de la noche”.
Tiene la luna luz propia? No.
La Luna refleja, mientras es de noche, la luz del sol.
Así nosotros, mientras permanezcamos en Él haciendo sus mandamientos, estamos siendo la luz del mundo; mientras Jesús, quien es la Luz, viene.

Somos La Luz del mundo! Debemos ser intencionales, debemos mostrar La Luz de Cristo y debemos hacerlo de tal forma que la gente nos vea, para que le vean a Él.

Cómo nos van a ver? – Por nuestras obras.
No se trata solo de predicar el evangelio y olvidarnos por completo de las necesidades físicas de las personas. Somos y seguimos siendo el bastión Moral, Etico y Benevolente. Debemos de ser los que sin necesidad de “quitarnos impuestos” demos a los que necesitan; debemos ser los que -fuera de partidismo político- votemos por quienes mantienen valores parecidos a los del Reino de los cielos; debemos ser los que a pesar de nuestra comodidad, tomen decisiones que eleven los valores del Reino De Dios.

Tenemos una identidad, que es una gran responsabilidad. Somos La Luz del mundo y la sal de la tierra, siempre y cuando permanezcamos en Jesús!

Nos Vemos pronto

La identidad que Jesùs nos da en el Sermón del Monte

Qué te define?
Es quizá una de las preguntas que más impacto pueden tener en una persona. Cúal es la medida por la que se mide a sí misma, puede influenciar todo en su vida. Sus decisiones, sus puntos de vista, su política, su religión, como trata a otros, como se valora a sí mismo, etc.
En el 2019, es sencillo ser definido por otros o incluso por objetos inanimados que cargamos con nosotros. Es fácil ser identificado como alguien moderno, si tienes el ultimo aparato de moda; una persona sofisticada, si te vistes con ropa de diseñador; o que eres alguien de respeto, porque a tu nombre le antecede o precede un título académico.
La Verdad es que, de donde tu extraes tu identidad, va a jugar un rol central en tu vida.

Quienes decimos seguir a el Rey de todo, Jesús, el Cristo; de igual manera tenemos una identidad. Jesús nos lo hizo saber ampliamente y en repetidas ocaciones:

Juan 15:5 “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. ”

Jesús nos lo dijo claramente, nos dijo quienes somos, quién nos da la autoridad de decir que lo somos.


Mateo 5:13
   Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Solo en estos dos versículos, somos los pámpanos; quienes llevan fruto para el Reino de los Cielos y somos la Sal de la tierra!
– Qué es esto?
Somos quienes somos encargados de esparcir el mensaje de Salvación de Cristo a otros y por lo tanto, llevar esas almas arrepentidas como fruto a nuestro Dios y además somos el bastión moral, ético, filantrópico (caritativo) del mundo. Somos nosotros los referentes de Cristo.
Somos a quienes la gente debe de ver y decir – ‘Ah!’, “así es Cristo, por eso le quiero seguir”
Nuestra identidad es Gigantesca! De las ligas mayores!

Es interesante que nos compare a la Sal. La Sal fue en el mundo antiguo, el medio de preservar las carnes. (no había refrigerador) De otra forma toda esa carne se hubiera corrompido y podrido.
Es nuestra identidad el hacer lo mismo, preservar al mundo, mantener el mensaje De Dios en los corazones de los hombres, para que no se pudran en pecado.

Escribo estos dos versículos en el mismo comentario por una razón; a pesar que somos la Sal de la tierra, debemos permanecer en Él. Si no permanecemos, bien podemos ser sal, pero nuestra acción no sería la misma. Seríamos sal desvanecida, que ha perdido su función y su identidad.
Que harías tú con un producto que no sirve para lo que lo compraste o que se venció?
Tirarlo, no es cierto?

Jesus nos ha dado una identidad, Él nos define.

Juan 1:12-13 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

Nos Vemos Pronto

Lecciones del Sermón del Monte

Como vimos, este discurso dado por nuestro Señor conllevaba mucho mas que solo principios morales y bellas frases para adornar iglesias o bonitas tarjetas postales. Lo que conocemos como sermón del monte, es un cambio radical de la manera en la que la Ley se interpretaba y aplicaba; y es también una cambio radical en la manera en la que vemos la vida.
Jesús, ha sido llamada maestro de moral, ha sido llamado filósofo, ha sido llamado “revolucionario”; pero contrario a cualquier idea preconcebida que tengas sobre estos títulos, Jesus es el Cristo, El Mesías Rey, El Hijo de Dios y si te parece que está indicándonos algunas cosas que van en contra de la lógica y práctica humana, es porque definitivamente así es.

Mateo 5:10-11   “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.”

Cuando veremos a un líder humano hablando de esta forma? Que hay que estar feliz cuando somos perseguidos y amenazados, cuando se hable mal de nosotros?
Nadie que no tenga puesto sus ojos en el Reino de los Cielos puede hablar de esta manera.

El Señor nos dice porqué somos afortunados, y esto es porque aquellos perseguidos por causa de la justicia y calumniados por causa de Él, tienen un premio eterno.
Es probable que cuando leas esto, digas – “Obvio!” Pero en el momento que esto se estaba diciendo era la primera vez que la gente lo oía.
Lo apabullante de este discurso de enseñanza fue exactamente eso; Dios había bajado desde su trono y se encontraba cara a cara con su creación, a la que le enseñaba cuales eran sus principales prioridades, sus principios más básicos y lo que esperaba y debíamos ser quienes le seguimos.

El día de hoy con nuestros teléfonos o computadoras, desde la comodidad de donde te encuentras, en medio de un mundo que no persigue a los cristianos; es fácil desestimar esto ya que lo escuchas por noningentésima nonagésima novena vez. Pero para todos tanto para los que lo oían por primera vez así que para nosotros estas Palabras de nuestro Rey eran el principio de la venida del Reino y el principio del acceso tan inmediato que tenemos a nuestro Dios.

Hebreos 4:16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

Mientras tengamos vida, no desperdiciemos nuestra oportunidad de conocer a nuestro Rey. Invariablemente creas o no, le sigas o no; es El Rey Eterno de todo lo creado, el creador y el único digno. Sea tu Rey o no, es cuestión de tiempo para que te hinques delante y confieses que lo es. Voluntariamente o antes de estar perdido por la eternidad.

Nos Vemos Pronto.

El Escándalo del Sermón del Monte 2

El cambio de pensamiento que se proponía era un cambio de rumbo de lo per-establecido y aceptado por el círculo socio-religioso de la época.
El Sermón del monte, no era solo una enseñanza o un comentario acerca de la ley. Era su interpretación definitiva y cómo quién sabe y tiene autoridad sobre el tema, Jesús inicia por establecer sus bases, sus “no negociables”.

Ahora, los conocemos como las bienaventuranzas, palabra que no ocupamos en nuestro día a día. Qué es esto de Bienaventurado? Es: Afortunado.
Literalmente Jesús nos está diciendo lo siguiente:

Mateo 5:3-9
“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.”

“Que suerte para aquellos que:” (que no solo es una expresión, sino que nos está instruyendo en aquellas características que sus oyentes en ese entonces y nosotros debemos tener)
– Son Pobres en espíritu (Esto lo vimos Aquí)
– Están tristes o agobiados y no están satisfechos con lo que el mundo da
– Quienes no son violentos
– Desean la justicia
– Tienen compasión
– Íntegros
– Buscan la paz
– Perseguidos por querer justicia.

Todas estas características, deben de ser parte de todos aquellos que profesan conocer a Jesús. Pues nada de lo que aquí se expone, es algo de lo que Él no es.

Es interesante, que su mensaje no dice “Ustedes deben ser…”, sino que ocupa la expresión “bienaventurados los que”
El Sermón del monte, movió el fundamento de la religión establecida.
Este sería una de las primeras veces que nuestro Rey nos re-definiría la ley de acuerdo a Él, por lo que en vez de decirnos: – “Esto deben de ser”, nos lo dice como un papá enseñándole a sus hijitos sin experiencia, – “afortunados aquellos que ya son Íntegros, buscan La paz, desean justicia, etc…”

Es aun así más tierno el entender que lo que Él busca para nosotros, no es para su bien, el bien de “su grupo o empresa”, sino para el bien nuestro, el de cada uno.

Al tener esas características,
– Seremos consolados
– Tendremos herencia en la eternidad
– Se nos hará justicia
– Tendremos la misericordia de Dios, que es ser libre de pecado.
– Veremos a Dios
– Seremos llamados hijos de Dios
– Iremos al Reino de los cielos

Para resumirlo, somos afortunados al aceptar el regalo de Salvación que hay en Cristo Jesús por medio de su sacrificio en la cruz, pues por medio de este seremos consolados, se nos hará justicia, obtendremos la misericordia de Dios, que es ser libre de pecado. Seremos llamados hijos de Dios, tendremos vida eterna en el Reino de los cielos en donde veremos cara a cara a nuestro Dios.

En una palabra: BIENAVENTURADOS

Nos Vemos Pronto.