Tiempo​

Hay un dicho que dice “Si quieres que algo perdure, debes invertirle tiempo.”
Es una realidad. Si quieres una casa que pueda contra las inclemencias del clima, debes invertir tiempo en su planeación, construcción y en el mantenimiento de ella.
Quieres un cuerpo musculoso? Pues, a menos que seas engañado por los infomerciales de TV, debes saber que lleva tiempo, esfuerzo y mucha disciplina.

Si queremos que algo perdure, debemos invertir tiempo; vida.
Claro! En nuestra sociedad en donde: Las noticias estan a segundos, los “jugos” pueden ser comprados ya hechos, los largos caminos acortados por vehículos; todos deseamos que todo lo que hagamos sea con buenos resultados, pero el esfuerzo sea minimo y tome poco tiempo.

No es Así. El automovil tardó 1900 años en ser producido, el jugo que compras en la tienda, tiene un proceso y las noticias (verdaderas o falsas) tienen también un proceso de producción. Todo conlleva esfuerzo.

Así también el conocer a alguien. Para poder llamarle “amigo/a”, “novio/a” o “esposo/a” debes invertir tiempo en él o ella.
De la misma forma para poder conocer a Dios, debes además de Fe (como la descrita en hebreos) dedicar tiempo a conocer quién Él es.

Hace unos días, alguien me instó a no gastar mi tiempo en meditar, y cavilar acerca de la Ley de Dios, sus implicaciones terrenales y en resumidas cuentas a enfocarme en lo que importa: El hoy, el aquí y el éxito terrenal.  Sus palabras, lejos de sonarme a un consejo útil, me recordaron un pasaje ne Primera de Corintios:

1 de Corintios 15: 54-58 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Por supuesto que llegar a entender esto no es fácil, ni rápido; es mas, puede que sin fe y confianza en el Señor nunca llegues a comprenderlo.

1 Corintios 1:18-24
  Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito:
Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos.¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.
Nos Vemos Pronto

 

Fe II

Como vimos antes, Fe no es Esperanza. La Fe no depende de cuan fuerte creamos, ni tampoco es manejada por una organización humana que dice ser la única que conoce el camino al cielo.
Fe es certeza, seguridad de lo que va a suceder.

1. Antes que nada, debes examinarte a ti mismo; y saber si en ti hay Fe.

2 Corintios 13:5   “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?”

2. La Fe es necesaria para alabar a Dios; es imposible agradarle, tener una comunión con Él, decir que le conocemos o siquiera clamar que creemos en Él, sin Fe.

Hebreos 11:6 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”

3. La Fe, no es un paso a ciegas hacia la oscuridad. Es contrario a cualquier lógica el decir que se debe tener seguridad de lo inseguro y certeza de la incertidumbre.

Dios nos ha dejado hechos patentes en su Palabra. Aunque no creamos en el Libro de inmediato, solamente por sí. Hubo y sigue habiendo muchas pruebas fidedignas de su veracidad. Arqueología, estudio de textos antiguos, historia universal, etc. Todas estas ramas de la ciencia han tratado de desvirtuar la Biblia, encontrando siempre que es imposible. Si el texto es real, entonces allí tenemos el fundamento de nuestra certeza.
Para quienes no conocen a Cristo:

Romanos 10:9 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”

Romanos 10:17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Y para quienes sí le conocemos:

1 Corintios 15:1-4   “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;  por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;  y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras

De no estar esto fijo, la Fe no podría ser una certeza basada en los hechos de las Escrituras, sino sería más bien: Superstición, conjeturas, opiniones a lo mucho.

4. La Verdadera Fe, incrementa en los momentos de Prueba

1 Pedro 1:7-9 “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,  a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;  obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.”

5. La verdadera fe se apoya en la dependencia total en Dios.

Podemos ver a Moisés en el desierto, Elías y David en la cueva, inclusive a Jesús, nuestro Señor, en el Calvario. Dependiendo al 100% de Dios, para que fuese el el combustible de su Fe.

Colosenses 3:1   “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Feliz Cumpleaños Nadia, hasta Colombia 🙂

Nos Vemos Pronto

 

 

Fe

Si tomáramos la decisión de conocer y pasar tiempo con el presidente de nuestra nación, primero tendríamos que someternos a algunas indicaciones y tomar algunos pasos para poder hablar y pasar tiempo con él o ella.

¡Cuánto más preparación necesitaríamos, si se tratara de Dios nuestro Señor, el Todopoderoso creador de todo!

En efecto, si nos decidimos a conocerle, primero debemos prepararnos y conocer cómo requiere Él que le alabemos, le sigamos y le adoremos.

Hoy puedes encontrar personas que proclaman saber cómo se puede llegar a Dios, o que te dicen que son los únicos que conocen el método. Pero nadie lo sabe mejor que Dios mismo. Es por eso que Él, como padre amoroso, nos dejó de primera mano esa información en su Palabra, la Biblia.

Tanto para quienes le conocemos, como para quienes aún no han tenido el gusto, nos es necesario creer que Dios existe, como también que Dios es constante y no nos miente. Sería imposible llegar a conocer a alguien fluctuante que cambia de parecer caprichosamente sin lineamientos o constancia alguna. Por ese motivo Dios nos ha dicho que, en su trato con nosotros, Él voluntariamente, se limita a su palabra. Conocer la Biblia, es conocerle a Él.  En ella se encuentra de manera detallada quien Él es; cómo es su trato con nosotros; como debe ser nuestro trato con Él.

Todo esto comienza con una palabra de dos letras: Fe.

Fe, NO es un sistema religioso, o un conjunto de creencias, o una oración que contiene los  puntos principales de una doctrina. ¡No! Según la Biblia, Fe es la Seguridad/certeza de lo que creemos.

Hebreos 11:1-3   “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.  Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.  Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.”

La Fe no es un camino de incertidumbre, ni tampoco es quedarse a oscuras y mucho menos es ser irresponsable. Las frases como “No vaya al médico, tenga fe; Tengo fe, que saldré de la deuda y Ya verá que un día todo se va a solucionar, tenga fe” Son totalmente erróneas. Probablemente podríamos suplantar “fe” con “esperanza”. Fe no es algo incierto que tal vez va a suceder, ni tampoco es algo que requiera de nuestra credibilidad o la fuerza de ella.

Fe es creer que Dios hará lo que ha dicho que hará, y que hizo lo que dijo que hizo.
No se basa en nuestras propias fuerzas, sino en Él. Su Sacrificio en la cruz, su Gracia, su Misericordia, su Gran Poder.

Hebreos 6:17-20 Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Continuaremos, luego.

Nos Vemos Pronto.

 

Caminemos con Dios

En los primeros días de la humanidad cuando el hombre acababa de ser creado, antes del pecado. El hombre podía literalmente caminar con Dios y su presencia estaba patente en el hombre y la creación, no habïa enfermedad, guerra o espinos y maleza en la tierra.

¿No hubiese sido asombroso que el hombre anhelara quedarse allí?

¿Que aún en nuestra debilidad humana, el bienestar de los hijos hubiese sido más que los propios deseos? Lastimosamente lo que vivimos, es el resultado del egoísmo de nuestro tátara….abuelo.

Conocemos nuestra historia, llena de muerte, dolor, penas y angustia.
Dios, sin embargo, no desamparó a su creación. A pesar que nosotros decidimos que sabíamos lo mejor para nosotros mismos, Dios como un buen papá, estuvo siempre cerca cuidando de nosotros.
Su plan a lo largo de la historia humana, comenzando en Génesis capítulo 3 y culminando en la Eternidad, es simple: Re-establecer la conexión con su creación y dejar a cada individuo decidir si ellos desean compartir su tiempo eterno con Dios o no.

En Resumidas cuentas, Dios quiere saber quién quiere pasearse con Él en el Edén, por la eternidad.
En nuestra realidad abarrotada de pecado, nos es difícil. Separamos las realidades eternas, de la “vida real”, como si la eternidad fuera un cuento de hadas y la vida presente, lo único que existe.

Hace unos años; Don Julio Contreras, Pastor de Vida Nueva San Salvador; me recomendó un libro que se titula: “Las Cartas Verdes” En el que se presenta una serie de pasos que un cristiano debe decidir tomar, para iniciar, mantener y continuar una “caminata” con Dios a lo largo de la vida.
Si te relatara los puntos, no encontrarías nada nuevo a lo que ya sabes. Fe, Dominio propio, Perseverancia… lo hemos oído, sin embargo, quiero plantearte que probablemente no lo hemos vivido.

En los siguientes Posts me gustaría compartir lo que este libro, que a pesar de haber leído tan solo 5 paginas ya es uno de mis favoritos, nos dice acerca de una caminata junto al Maestro.
No voy a desaprovechar mis siguientes 160 palabras, más bien déjame decirte:

1 Corintios 15:58
  “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”

Probablemente estos 5-10 minutos de tu día serán “malgastados” leyendo el producto de una mente a varias millas de donde tú estés. Pero mientras sea para edificación tuya y de los tuyos, sirviendo a la Obra; esos minutos se están incluyendo en tu plan inagotable e ilimitado en la eternidad.

Si es la Biblia la que ha de juzgarnos y es esta Palabra la que no va a pasar jamás, sería bueno que nos familiarizáramos con ella y con Aquel de quién el Paraíso es casa.

Nos vemos pronto

Qué Quiere el Mundo?

Podriamos responder, si el mundo supiera lo que quiere. En palabras de Steve Jobs, (fundador y ex-CEO de Apple Inc.) “La mayoría de las veces, las personas no saben lo que quieren; hasta que se lo mostramos” y “No puedes preguntar a tus clientes lo que ellos quieren y tratar de dárselos. Para el tiempo que tu puedas proveerlo; ellos ya querrán algo nuevo.”

La tristeza más grande que encontramos en nuestra sociedad y en el mundo entero, es que aunque todos afirmen que lo que quieren es Felicidad, Tranquilidad, esto o aquello; la verdad, es que cada anhelo es producto de un corazón sin guía. Queremos amor, pero el prefabricado por películas. Queremos lealtad, pero egoísticamente. Queremos felicidad, sin importarnos los otros. Queremos y cuando lo tenemos; queremos otra y otra y otra.

Es a Dios al que buscamos, sin saberlo. Es a Él al al que necesitamos desesperadamente y en nuestra ignorancia, tratamos de saciarnos con objetos, personas, placeres. En las palabras de otro llamado Job

Job 21:13-16 “Pasan sus días en prosperidad, Y en paz descienden al Seol. Dicen, pues, a Dios: Apártate de nosotros, Porque no queremos el conocimiento de tus caminos. ¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos? ¿Y de qué nos aprovechará que oremos a él?He aquí que su bien no está en mano de ellos; El consejo de los impíos lejos esté de mí.”

Estas personas pasan afanadas en su día a día, contando como éxito la acumulación de cosas. Aparentemente es lo que el mundo quiere.

Salmos 39:6 “Ciertamente como una sombra es el hombre; Ciertamente en vano se afana; Amontona riquezas, y no sabe quién las recogerá.”

Qué queremos? No sabemos.
Más urgente es quizá responder: Sabemos acaso lo que necesitamos?
Así como en nuestra vida, podemos querer el carro del año; sabemos que si estamos enfermos, necesitamos una cura. La prioridad es lo que necesitamos sobre lo que queremos.
No creo que Entendamos en el lío cósmico en el que nos encontramos.

James 4:1-4   “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?  Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.  Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.  ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.”

Necesitamos a Jesús, pues es Él y solo Él, el método que Dios nos ha dado para salir de nuestro pecado.

Colosences 1:20 “y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.”

Él Nos ama, Él nos es fiel, andar en su camino nos llena, cumplir su voluntad nos alegra.
Si no sabemos lo que queremos, pero Dios sabe lo que necesitamos. No crees que es tiempo que nosotros nos quitemos la venda y nos arrepintamos? Es cuestión de Vida o muerte.

Nos Vemos Pronto

 

 

Cada día.​

Tomamos muchas cosas por hecho. Siempre están allí. El sol en las mañanas, el agua potable en tu ducha, el mensaje del buen amigo, la buena disposición de las personas, el aire que respiramos, la comida en nuestra mesa. Ciertamente en nuestra mente nos hemos construido una sombrilla protectora, que nos ayuda a creer que todo esto siempre va a estar allí, o que siempre estuvo para otros. Se nos olvida que no es cierto, se nos olvida dar gracias.

Gracias a qué o quién? Pues a Dios mismo, ni más ni menos.

Mateo 5:45 “para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

Es Dios, quién en su ordenamiento de los cielos y la tierra, dictaminó que aunque seamos malos; en la tierra no iban a cesar las estaciones y no se iba a acabar la producción de plantas. Es Él, quién ordenó las leyes físicas por las que, el sol no nos calcina y el espacio no nos succiona a su vacío.

Cada día, Dios, aunque seamos malos, aunque fuimos malos, somos malos y continuemos siéndolo en el futuro, nos tiene misericordia y recuerda cual es nuestra condición humana.

Salmos 103:14  “Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo.”

Aun así: Siendo NADIE, Siendo MALOS, Siendo REBELDES, declarándonos sus enemigos con nuestras acciones; Nos ama.

Lamentaciones 3:22-23 “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.

Que nos ame, es totalmente lo contrario a que acepte todo lo que hacemos. De hecho: Qué buen papá, deja a su hijo que se dañe con drogas o sus acciones? Si el papá le deja ir sin rumbo; eso no es amor, es negligencia, es odio. Es ausencia de amor.

Proverbios 3:12 “Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.”

Hebreos 12:6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.

Dios nos ama de tal manera que nos ha dado una salida de nuestra condición que nos condena a ser sus enemigos, puesto que somos opuestos totalmente a Él.
Nuestro pecado nos separa de Él definitivamente.

Efesios 2:4-5
“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)”

Pero Dios, Nos ama.

Salmos 136:23-26
    “El es el que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros, Porque para siempre es su misericordia;
Y nos rescató de nuestros enemigos, Porque para siempre es su misericordia.
El que da alimento a todo ser viviente, Porque para siempre es su misericordia.
Alabad al Dios de los cielos, Porque para siempre es su misericordia.”

Qué más puede decirse?
No tomemos lo que existe por hecho, demos gracias, cada día por su gran misericordia. Agradezcamos su corrección, y temamos su silencio.

Dios nos ama y ha enviado a su Hijo Jesús a morir por nosotros; porque para siempre es su misericordia.

Nos Vemos Pronto.

Una Actualización

Desde hace tiempo, que deseo sentarme de nuevo frente a este lienzo en blanco y verter un par de palabras en él.
No puedo decir que no he tenido tiempo, siendo que uno siempre tiene tiempo para lo que desea.
Hace unos días, Nadia, mi amiga de Colombia me escribió retándome a postear una actualización. Lo creas o no; los textos por Whatsapp, más casuales y menos espirituales; pueden ser utilizados para la movilización de la Obra.

En uno de los países más influyentes en el mundo ha habido un cambio radical de pensamiento, de rumbo y de principios morales. Sí. Tus temores son ciertos; estoy hablando del cambio de gobierno en EEUU.
El cambio de manera detallada; no es objeto de este blog o la especulación de cada punto y acción tomada. Lo traigo a colación, pues cuando noticias como: “Presidente de EEUU pide que se abra reunión en oración”, “Se frena el uso de recursos del estado para promover el matrimonio igualitario y el pago de cirugías de asignación de sexo”, “se levanta la prohibición de llevar Biblias a las escuelas públicas”; no se puede evitar ver que 300 millones de personas han sido impactados con la diferencia de dirección.
La falsa propaganda de la nueva tolerancia y liberalidad fue desenmascarada y ahora en todos aquellos quienes hubo una aceptación muda de un estatus quo impuesto por el gobierno pasado, está habiendo una actualización de principios, conceptos, ética, realidades y verdades.

Todos nosotros necesitamos una actualización. Un cambio de vida, de rumbo y de destino. De caminar solos, por nuestra cuenta yendo hacia la perdición; a caminar por el camino de Dios y tener como destino final el cielo.
Ciertamente lo que acabo de decir va a ser tildado de arrogancia y de todas las etiquetas liberales, “progresistas” que hoy en día existen, sin embargo, déjame decirte: Así como los electrónicos necesitan una actualización para seguir funcionando; así también nosotros necesitamos de nuestro Creador. De Jesús nuestro Señor, el único (y lo digo sin lugar a equivocación) que es el camino correcto y directo hacia la Vida Eterna.

Cuando dejemos las nuevas filosofías (que no son nada nuevas) y dejemos de ser engañados por los razonamientos de quienes promueven estas falsas teorías; entonces vamos a poder ver la Verdad. No podemos actualizar nuestros conceptos y quedarnos con lo partes de lo antiguo. En el mundo de las computadoras; si parte del sistema operativo anterior queda, se vuelve una carga o un “virus” para el nuevo sistema.

Para quienes conocemos de Cristo, las actualizaciones de pensamiento no son cosa del pasado. Cada vez debemos de ir a la Biblia y comprobar que seguimos allí, conforme a las Escrituras.
Para quienes no conocen a Cristo, debes realizar una “Actualización de Seguridad Crítica” que va a decidir en donde vas a pasar tu eternidad.

Como se hace esto? (tanto para quienes no le conocen, como para quienes lo hemos conocido por algún tiempo ya o decimos que le conocemos)

Lo estaremos platicando en los posts subsiguientes, por el momento
Nos Vemos Pronto