Hoy -Vs- Mañana

La vida es dura. Esa ha sido una de las verdades que me compartieron desde joven. Pero en el entorno de la escuela, del sistema casi-perfecto de: “estudia y pasas; esfuérzate y logras”, la realidad de: La Vida es dura no tenía gran sentido.

Años después, hoy, esta verdad está por todos lados. Yo podría añadir: La vida es dura e injusta. Personas que “no son tan malas” terminan mal y quienes “no son  nada buenos, terminan bien”
Quienes engañan y roban y mienten, prosperan; mientras que quienes son honestos, son tratados como bobos y no se “superan”.

La vida es dura e injusta. Puedo entender al 100% el porqué las enfermedades de salud mental están en ascenso. Solo en Estados Unidos, el 18% de la población (300 millones) dice tener algún grado de Ansiedad y la organización mundial de la salud dice que 300 millones de personas alrededor del mundo sufren de Depresión clínica.

Para todos aquellos que viven para el Hoy, para la vida natural, para aquellos que el fin de sus días es una tumba oscura sin mas: Les entiendo. La vida es dura, es injusta y además es sin esperanza alguna.

Pero esa no es la Verdad. Esa no es la Realidad.

En este mundo hay muchísimas voces que promueven lo anterior. “La vida es hoy, no hay mañana” Peor aún hay quienes dicen “No hay nada después de la muerte, no hay Dios, no hay paraíso, no hay castigo… solo existimos nosotros ahora.

Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.”

El Creador Nos ha dicho mediante su palabra que si hay esperanza. Que la vida si tiene sentido y que lo que vivimos ahora, no es absolutamente nada comparado a lo que experimentaremos cuando lleguemos frente a Él, y seamos invitados a vivir en Su casa, el Paraíso.

Si esto es cierto, toda adversidad es aguantable. Toda ansiedad depresión, por grande que sea es superable. Toda prueba se acaba y todo dolor se calma.

Tenemos salida!
El mundo no se acaba con el cambio climático.
Tenemos esperanza!
Lo que vemos, el gobierno en el que vivimos, el estatus socieconomico o el estado de salud en el que vivimos, no es lo único que existe.

Ahora, Existe un pequeño detalle.

Para aquellos sin Cristo: Lo que vemos, lo que vivimos, lo que sufrimos; Sí es el único paraíso que ellos van a gozar.

Para quienes le conocemos, quienes le hemos recibido como Señor, único y suficiente dador de salvación, esto que vivimos es lo peor que vamos a experimentar.

La Clave es vivir el Hoy, como si ya fuera “el Mañana glorioso” en el que ya vivimos con Él.

Si vivimos con los ojos puestos en la meta espiritual, que es el Reino de Dios. Si vivimos para Él, bajo sus estatutos; sabiendo que al final no hay muerte sino solo un cambio de domicilio, entonces tu vida será diferente.

Comencemos el año 2020 recordando:

1 Juan 5:12 “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”

Si le tenemos a Él, tenemos todo.

Nos Vemos Pronto

Orgullosamente Orgulloso

Antes, celebrábamos vivir de manera desinteresada, siendo sencillos. Era honorable el ser voluntariamente una buena esposa, un buen esposo, un buen hijo, un buen ciudadano; ir y desinteresadamente luchar contra el nazismo, cuando podrías haberte quedado en casa cómodamente.

Celebrábamos la humildad humana, pues el humano es más, cuando es menos; menos centrado en su propio bienestar, propia felicidad y placer.

Cómo llegué a esta conclusión tan opuesta a nuestra cultura llena de yo? La respuesta es: fuegos artificiales el 4 de Julio.

Un incendio fue iniciado cerca de mi casa. Alguien en su “sabiduría” pensó que iluminar el cielo por segundos, valía la pena para poner en riesgo la casa de muchas familias; no lo hizo cerca de la suya, sino de la de otros.

Luego, después del show de pirotecnia, el lugar desde donde lo presenciamos quedó lleno de basura. Lo interesante fue el comentario que saldría de esto: “La gente no tiene orgullo propio”, refiriéndose a que no se valoran a sí mismos lo suficiente para dejar limpio.

Yo creo que tenemos demasiado. Nos rebalsa el orgullo propio. Nadie recogió su basura porque: “para lo que cobran, de seguro hay alguien que puede hacerlo”, “para qué no ponen más basureros”. Con este tipo de orgullo, nos sentimos por encima de todo y todos.

“Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado.”

Proverbios 21:4

Nuestra cultura del orgullo, (de primero yo, lo que prefiero, lo que soy, lo que siento) nos ha traído aquí, a extinguir la caridad, honestidad y benevolencia.

Fíjate que nos “cuidamos” de no tomar alcohol, de no matar, de no adulterar y fornicar, pero el orgullo…re-léelo… El orgullo es pecado.

Lo hemos llamado orgullo, pero realmente es el egoísmo vestido de magnificencia.

Ya no celebramos a los soldados dando sus vidas por derrotar el nazismo, sino a estrellas del deporte y Hollywood.

Ya no celebramos a las mujeres dando sus vidas para otros en la maternidad, sino más bien a quienes egoístamente matan a los bebés en sus entrañas, para mantener su estado de comodidad.

No celebramos el ayudar económicamente, sino amasar cuánto dinero quepa en el banco.

Ya ni siquiera nos celebramos los unos a los otros, y si lo hacemos, es a aquellos que nos causan un bien, para ver que conseguimos luego.

Los que llamamos a Dios: “Padre” y hemos reconocido que Jesús es el Rey, no podemos seguir viviendo así.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Efesios 2:8–9

El regalo más importante que se nos ha dado: La salvación. Ha venido de Dios. Gratis! Para que nos sea Ridículo-Imposible querernos sentir orgullosos por nuestra santidad fuera de Él.

El reconocer que somos pecadores, que Jesús es el único que puede salvarnos y que somos incapaces de hacerlo por nosotros mismos: Es un acto de humildad. No hay porqué sorprenderse que las iglesias estén vacías de cristianos genuinos y llenos de “cristianos” que se adoran a sí mismos.

La envidia y avaricia han llegado a su nivel más alto, al punto de ni siquiera tener que atacar físicamente a otro para matarlo, sino que se le destruye difamatoriamente y a esto se le llama: táctica para el éxito.

Somos los Mejores humanos que hemos vivido, dice el mundo y tienen razón. Hemos dado rienda suelta a nuestra naturaleza pecaminosa, si no me crees, solo sintoniza las noticias por la mañana.

Para quienes conocemos al Rey Jesús, decimos que le seguimos y hemos sido comprados por su sangre y libertados de este mundo; debemos ser diferentes, porque nuestra naturaleza es diferente.

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”

1 Juan 2:16

Vanagloria, Es gloria que no merecemos, obtenida mediante egoísmo. Examinémonos! Si tenemos los mismos gustos, si actuamos de la misma manera, si utilizamos nuestro tiempo en lo mismo que el mundo lo utiliza; Habremos cambiado?

-Si tiene pico de pato, hace como pato y camina como pato, es? … Pato.-

Nos vemos pronto

El Sermón del monte: práctico.

Todos estos posts del sermón del monte, comenzaron por una reunión en la que se exponía el contexto de un par de los diez mandamientos. El error más grande que podemos cometer es no entender los textos de la Biblia en su contexto histórico, quien los escribe, para quien los escribe, en que momento histórico-espiritual-dispensacional los escribe.

Estos diez, no son los únicos diez Per se. Más bien son un resumen de toda la ley de Moisés y estos diez, a su vez, también se encuentran resumidos en dos:

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Mateo 22:37–39

No me dejes decirlo a mi solamente,

“Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Romanos 13:9

Haz visto esas reglas flujográficas, que dicen: “Si pasa esto, haz tal cosa y si pasa esto otro, procede de esta otra manera”?

Esto es exactamente lo que este resumen de la ley significa, en caso de duda: Estás amando a tu prójimo como a ti mismo con lo que haces?

Si la respuesta es si, adelante! Si la respuesta es no, detente.

“Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”

Mateo 5:22–24

El sermón del monte era un llamado a corregir la “sobre-espiritualidad” vacía de quienes lo oyeron por primera vez.

En su contexto judío hablaba de la presentación de ofrenda, que era para perdón de pecados. Era el rito central del templo judío: tener paz con Dios mediante el sacrificio de un holocausto.

Jesús estaba diciendo: Antes de traer sacrificio “físico”, Lo que cuenta es que cumplas la ley verdaderamente al hacer sacrificio espiritual, haciendo lo correcto; no es por un rito.

Ahora hablando a cristianos del siglo 21, quienes sabemos que la Salvación es por medio del Sacrificio de Cristo en la cruz, qué pues tiene que ver dejar la ofrenda frente al altar?

“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.”

Marcos 11:25

Nuestro momento de sacrificio, no es al llegar a un altar, llevando un cabrito u oveja o cualquier otro.

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.”

Romanos 12:1

En Romanos, se nos ha dicho que nuestro sacrificio, es un sacrificio vivo, nuestro cuerpo el templo del Espíritu Santo y por tanto nuestra vida en general está “frente al altar” siempre. Cada acción una ofrenda, a cada paso: perdonar y pedir perdón. Eso es seguir lo que Dios nos ha enviado.

Hubo una frase famosa en inglés y español que abreviaban wwjd? “Que haría Jesús? “ Lastima que la iglesia en vez de dar la respuesta, la dejó a la Imaginación del mundo o de personas que se llaman cristianos. En vez, la iglesia debe decir: “Yo se lo que haría Jesús: Amar a su prójimo, como ya lo hizo rescatándonos a todos.

Nos vemos pronto.

Progresivos

Veámonos el dia de hoy. Hemos avanzado mucho no? Somos mucho mejores que antes? La medicina nos permite envejecer con dignidad, nacer con mejores oportunidades de sobrevivencia, vivir una vida sin violencia, con un trabajo gratificante. El conocimiento humano está al alcance de todos, estamos más comunicados, nunca solos… Hemos avanzado para ser mejores.

 

O por lo menos eso es lo que el mundo nos vende. 

Para ser honestos, hemos ido en desmejoria, podemos verlo desde la música barroca instrumental de las sinfónicas, hasta lo que hoy llamamos música. Desde los bailes de salón, hasta lo que se baila hoy. Desde el pudor de la vestimenta, hasta andar prácticamente desnudos. Desde proteger la vida y dar nuestra propia vida por otro; hasta justificar las muertes inocentes, para mantener nuestro estado de comodidad social y financiera. 

No es la primera vez que pasa. De hecho ha sido un movimiento viejo que empezó en el Renacimiento. Dejar los “mitos” de un Dios creador, para caminar a un futuro más brillante y comprender que venimos del “mono”.

El Último siglo, ha sido testigo de las matanzas más grandes de la historia humana. La primera y segunda guerra mundial, las matanzas ideológicas del comunismo y la guerra fría y últimamente el genocidio mundial más grande: El Aborto. 

Hemos desmejorado tanto, que ahora el humano prefiere “comprar” la incertidumbre que vende el mundo, antes que la certeza que tenemos en Dios. 

Es preferente asegurar que no podemos estar seguros de nada, puesto que no hay absolutos; que siquiera pensar que la palabra de Dios puede brindarnos algún tipo de camino fijo. 

La Biblia lo resume de la manera más correcta:

Romanos 1:21-23 “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.”

Esto no termina aquí. Todo esta maldad desatada, si bien no es directamente nuestra culpa, es nuestra responsabilidad. 

Mateo 16:17-18“Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” 

1 de Timoteo 3:15 “para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.”

La Iglesia, baluarte de la Verdad, quien tiene el poder de Dios, en Su Palabra, de quien Cristo dijera que el Hades no iba a prevalecer contra ella; su cuerpo, nosotros… Hemos comprado de la misma ideología. 

Creemos que la Biblia es opcional, aplica solamente en “cuestiones espirituales” pero cuando se trata de la vida o los negocios, no robarás, respetar las autoridades que por Dios han sido establecidas, incluso no matarás; se vuelven “sujetos a interpretación” 

El mundo va sin freno hacia el fin, y nosotros quienes fuimos dejados para despertarles de su sonambulismo, hemos decidido que es mejor quedarnos callados para “vernos” bien. 

Error. 

 Nos Vemos Pronto

 

El Sermón del monte y la eternidad.

Mientras estabas (o estás) en la escuela, no te pasaba que querías que el profesor te diera un “cuestionario” o los “capítulos” que serían parte del examen del período?
Saber de antemano lo que va a ser examinado y fallar, no es más que el grado de más grande de desinterés.
El Señor nos da el “cuestionario” que será nuestra prueba, en el día de nuestro juicio ante Él.

Romanos 2:15-16 “mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.”

Sí, es correcto! La Biblia!

Apocalipsis 20:12 “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Como he repetido ya en uno que otro post, esta era la primera vez que se nos daban estos conceptos. Su palabra no va a pasar como vimos en los versículos anteriores y como vemos aquí lo que hagamos con la Palabra De Dios hoy, tiene implicaciones eternas.  Fijémonos:

Mateo 5:19-20 “De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.”

Nuestra actitud en cuanto a la Palabra de Dios cuenta. Cuenta en cuanto a nuestra posición en el reino de los Cielos. Me llama la atención dos cosas de estos versículos:

  1. En el cielo hay jerarquía, dependiendo de nuestra actitud hacia la palabra de Dios
  2. La Justicia que Dios busca no es la que sale de las organizaciones religiosas o académicas.

Quien enseñe la Palabra De Dios tal cual es, sin añadirle o disminuirle en esta tierra será llamado “grande” en el cielo. La enseñanza de la palabra no está atada a la “interpretación” específica de ninguna agrupación humana, inclusive de aquellos profesan ser los únicos, universales, inequívocos, escogidos.

2 Pedro 1:20-21 “entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

La predicación del Reino, no está atada a lo que los Académicos o Religiosos de “gran reputación” digan. Su sola interpretación oficial, es la que el Espíritu De Dios (sin desorden y lenguas y algarabías, como dicen algunos) da a las personas que realmente quieren escuchar su voz, se preparan, la estudian y se proponen encausar su corazón al corazón del Altísimo.

Salmos 119:160 “La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia.”

La Verdad de Dios no son “versículos” o extractos sacados fuera de contexto para avanzar ideologías de hombres, así como tampoco lo son largos comentarios, encíclicas, disertaciones y tesis acerca de la Biblia.

La suma de tu palabra es verdad

Nos Vemos Pronto

 

 

El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús 2.

Como dijéramos, Dios no quebranta su palabra.
Él dijo en Génesis 1:27 al 28, que el hombre sería el señor y juez de la creación. La creación fue contaminada por el pecado del hombre, por lo tanto no había como redimir la creación a menos que fuera por un hombre.
El único problema es que todos los hombres que descendían de la simiente del primer varón: Adán, también adquirían la naturaleza pecaminosa de Adán.

Las Palabras de Jesús en el Sermón del monte, eran por ello tan grandes y radicales.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Jesús, es el único 100% hombre y 100% Dios, único capaz de cumplir toda la ley de Dios al pie de la letra y no pecar jamás. Siendo el el único capaz de redimir la creación sin transgredir su palabra. Puesto que era el hombre -señor de la creación de Dios- el que había introducido el pecado al mundo.

Romanos 5:12   “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

También fue un hombre, el que vino a redimir su creación.

Romanos 5:15   “Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.”

Era el único que podía ofrecernos lo que ya habíamos perdido en Edén: Vida Eterna.
Recuerdas que Dios no quebranta su palabra? Nosotros ya habíamos incurrido en una falta, una tan grande que nos alejaba para siempre de Dios: Pecado.

Genesis 2:16-17 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Habiendo caído en la deuda de muerte eterna que trae el pecado, sólo Él podía darnos vida, al pagar por nosotros nuestra deuda. Piénsalo, no hay otro ser que sea eterno. Nadie! Nadie es, sino por medio de Él.

Romanos 6:23
 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

La Autoridad de Jesús en el Sermón del monte es decir, que Él es Dios, y venía con una misión, la de redimir su creación y reconciliar consigo mismo a su creación por su amor hacia nosotros.
Vino para cumplir toda su ley, para poder tomar las riendas de su creación y ser: Rey y Señor de la creación como hombre, Rey de los cielos y Rey de tu vida.
Por qué tanto esfuerzo? Pues versículo 18 de mateo 5, lo dice: Dios no puede quebrantar su palabra/ley pues es eterna.

Nos Vemos pronto

 

El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús.

Si revisas el blog; creo, sin temor a equivocarme,  que no he escrito mucho sobre los evangelios. No ha sido a propósito, pero ahora que he tenido el tiempo de hacerlo, podría parecerlo. Es que cada párrafo-oración-palabra de Jesús está llena de tanta enseñanza, que tratar de sintetizar su contenido e implicaciones eternas a un simple escrito de 500 palabras es un tanto desvirtuante a las palabras de Dios mismo.

Cómo dijéramos antes, el discurso conocido como el Sermón del monte aunque hoy muy comentado, predicado y conocido por el mundo occidental, fue la primera vez que Jesús abiertamente dijera este conjunto de principios que seguramente escandalizaron a la religión establecida de la época.

Ya nos había hablado de los valores prioritarios del Reino de los Cielos, los cuales parecen contrarios a cualquier cosa que el mundo enseña. Luego nos dijo cuál es nuestra identidad y nuestro papel aquí en la tierra, hoy Jesús, va a venir a decirnos el porqué de su venida.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Lo que se creía en los círculos judíos era que el Mesías Rey sería un líder político que sacaría a Israel de la opresión romana y los llevaría a una época parecida a la que se vivió durante el reinado del rey David. Su mente estaba condicionada a creer que el Mesías reinaría sobre la tierra prometida, de esto no se escapaba ninguno, ni siquiera los apóstoles. Así que, declaraciones como: “he venido para cumplir toda la ley” eran realmente preocupantes.

Probablemente has escuchado la famosa aseveración de “Jesús o era un mentiroso, o estaba loco o decía la verdad” Quien acuñó esta frase, no estaba equivocado. Las implicaciones que estas aseveraciones conllevan son demasiado grandes como para que alguien las diga a la ligera, sin saber lo que dice.

Dios nunca ha incumplido su palabra. No está en su naturaleza, ni lo hará nunca.

Numeros 23:19 “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”

Qué significa esto? Bueno que no había forma alguna de redimir a su creación sin que Cristo viniera a esta tierra. Préstame atención por un momento, puesto que esto es un poco complejo.

Dios, al momento de crearnos declaró (habló, su palabra) que el hombre sería el señor y juez de la creación.

Genesis 1:27-28 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Continua en la Segunda Parte: AQUI, PARTE 2