universe

Contemplar su Majestad 2


Como dijimos ayer, Dios es grande y nos ama.
Invariablemente de lo que creas, él envió a su Hijo Jesús, para morir por nosotros, para salvarnos del castigo Eterno y para ofrecernos Vida Eterna.

Que sucede, en nuestra sociedad, cuando dos compañías van a fusionarse? No se unen acaso para el bien de la compañía mayor o por lo menos para el bien de ambas partes?  
Me impresiona que a pesar de ser un regalo TAN grande, Jesús nos pida algo, que a la larga nos beneficia a nosotros y no a él: darle nuestro corazón.

Lo único que Dios nos pide, es algo que nos beneficia

Salmos 27:4  Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

Fíjate lo que nos pide!

Es como que un millonario te diga: -“Bueno para que seas heredero de mi fortuna debo pedirte algo: Que pases toda tu vida en mi casa, para que pasemos tiempo juntos y me conozcas”
Te parece un precio grande? No es todo para tu propio beneficio?

Dios merece nuestro corazón, simplemente por ser nuestro creador! Ni más ni menos.
Pero por su acto de redención para nosotros, por su eterno amor, cómo podemos negárselo?
Ahora, como podemos dárselo y esperar que él esté complacido con un corazón rebelde, que no le conoce?
Hubo un pastor-rey-ser humano como tú y como yo, quién tuvo el corazón conforme al corazón de Dios: David; de quién es este Salmo:

Salmos 145:5-8 En la hermosura de la gloria de tu magnificencia, Y en tus hechos maravillosos meditaré. Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres, Y yo publicaré tu grandeza. Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad, Y cantarán tu justicia. Clemente y misericordioso es Jehová, Lento para la ira, y grande en misericordia.

Como pues podemos cambiar nuestro corazón, si no conocemos a Dios, si no le conocemos, si no pasamos tiempo con él? Si nuestros pensamientos nunca son sobre él, como entonces podremos decir que le amamos?

1 Juan 5:1-3  Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

De verdad, examinémonos. Pensemos por un momento, que todo a nuestro alrededor se detenga: Le amamos? Queremos tener comunión con él?

No estoy diciendo que llegaremos a ser perfectos, pero realmente queremos tratar?

Vale la pena, de eso estoy seguro 100%

Que Dios te Bendiga
Nos Vemos Pronto

 

About these ads

Comentanos....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s