Una plaga que puede terminar con lo que sea.


Conversando ahora con otro amigo, me llamó la atención un tema que él introdujo a nuestra plática. El Pasotismo. Puede ser que nunca hallas escuchado la palabra, pero seguramente estas familiarizado con su significado y los efectos que conlleva este estilo de ver las cosas.

Pasotismo: Actitud del que no siente más que desinterés e indiferencia y no se preocupa por hacer o solucionar cosa alguna.

En otras palabras, Apatía. En nuestra plática el mencionaba que le impactaba la realidad social que vivimos y que el estaba seguro que el problema de tanto movimiento anti-cristiano había sido la culpa de la Iglesia; más bien de Cristianos Pasivos-Apaticos, Pasotas.

Es cierto. La Iglesia de hoy en día se distancia mucho de la Iglesia del primer siglo, orgullosos de ser condenados al circo romano, felices de ser flagelados, pero sobre todo activos dispuestos a defender su fe…sabían en lo que creían.

Pasamos de Cristianos con integridad y diligencia a cristianos que piensan que Jesus Cristo es nombre y apellido. De Cristianos que amaban a sus enemigos y los ganaban por ello, a cristianos que crean mas enemigos al detestar a cualquiera que piense diferente.

Este destructivo síntoma, déjame decirlo una vez más, no sorprende al Señor. El nos lo ha advertido vez tras vez; es más es una actitud condenada por la Biblia, mira:

Jeremías 48:10   Maldito el que hiciere indolentemente la obra de Jehová, y maldito el que detuviere de la sangre su espada.

Su Obra, es el Ministerio.
Filipenses 1:21-22 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.

Todos aquellos que le conocemos y hemos creído que Jesús es el Cristo hijo de Dios, redentor de la Humanidad y el Rey que ha de venir; hemos sido llamados a ser sus reyes, sacerdotes y embajadores de su nombre. Por lo tanto si alguna vez hemos actuado de manera pasiva, hemos, en algún momento, hecho su obra de manera indolente.

No es tarde para nosotros, solo debemos continuar haciendo su Obra, continuar llevando el evangelio y alineando nuestras prioridades con sus mandamientos.

No sucederá de la noche a la mañana, pero no sucederá si no empezamos.

Nos Vemos pronto