El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús 2.

Como dijéramos, Dios no quebranta su palabra.
Él dijo en Génesis 1:27 al 28, que el hombre sería el señor y juez de la creación. La creación fue contaminada por el pecado del hombre, por lo tanto no había como redimir la creación a menos que fuera por un hombre.
El único problema es que todos los hombres que descendían de la simiente del primer varón: Adán, también adquirían la naturaleza pecaminosa de Adán.

Las Palabras de Jesús en el Sermón del monte, eran por ello tan grandes y radicales.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Jesús, es el único 100% hombre y 100% Dios, único capaz de cumplir toda la ley de Dios al pie de la letra y no pecar jamás. Siendo el el único capaz de redimir la creación sin transgredir su palabra. Puesto que era el hombre -señor de la creación de Dios- el que había introducido el pecado al mundo.

Romanos 5:12   “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

También fue un hombre, el que vino a redimir su creación.

Romanos 5:15   “Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.”

Era el único que podía ofrecernos lo que ya habíamos perdido en Edén: Vida Eterna.
Recuerdas que Dios no quebranta su palabra? Nosotros ya habíamos incurrido en una falta, una tan grande que nos alejaba para siempre de Dios: Pecado.

Genesis 2:16-17 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Habiendo caído en la deuda de muerte eterna que trae el pecado, sólo Él podía darnos vida, al pagar por nosotros nuestra deuda. Piénsalo, no hay otro ser que sea eterno. Nadie! Nadie es, sino por medio de Él.

Romanos 6:23
 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

La Autoridad de Jesús en el Sermón del monte es decir, que Él es Dios, y venía con una misión, la de redimir su creación y reconciliar consigo mismo a su creación por su amor hacia nosotros.
Vino para cumplir toda su ley, para poder tomar las riendas de su creación y ser: Rey y Señor de la creación como hombre, Rey de los cielos y Rey de tu vida.
Por qué tanto esfuerzo? Pues versículo 18 de mateo 5, lo dice: Dios no puede quebrantar su palabra/ley pues es eterna.

Nos Vemos pronto