COVID19 nos lo advirtieron hace más de 2000 años.


Cada vez que hay un suceso grande, hay quienes tratan de explicarlo por un sistema de creencias, ya sea místicas o sistemáticas.
Ya salieron quienes dijeron que el virus fue predicho por Nostradamus; o quienes aseveran que es un arma biológica contenida en un laboratorio de China.

Sea cual sea el origen, desde antes que se supiese que había organismos “invisibles” aún más pequeños que una célula, hubo alguien quien acertadamente nos contó la cronología de los sucesos que sucederían en el futuro.

No, no es el reportero del tiempo. (que muy a menudo se equivoca) Estamos hablando de un tipo de “periódico del mañana” que no se ha equivocado hasta la fecha.

Este “periódico” del futuro, se atrevió a predecir:
Que un país destruido por el imperio romano, cuyos habitantes fueron echados de ese territorio, sus monumentos culturales pulverizados, sus ritos sociales obliterados y su tierra convertida en desierto y ocupada por otras etnias por 1900 años; iba a resurgir como 1- País, 2- Pueblo con identidad cultural propia 3- Iba a perdurar y jugar un papel importantísimo en el panorama mundial.
Un país quebrado no puede ser potencia. La Profecía no solo hablaba de que aparecería de nuevo, sino que vencería a sus vecinos y que “reverdecería”, algo que podemos ver, pues ya no es desierto sino uno de los más importantes exportadores de fruta. Un país del primer mundo, el pequeño Israel. Si lees toda la biblia verás que, a través de sus páginas, Dios se refiere a él como la “higuera”

Refiriéndose a sus 3 años en la casa de Israel, nuestro Señor Jesús nos dijo:
Lucas 13:6-7Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?

La Higuera fue cortada por 1900 años, pero fue el mismo Señor Jesús quien nos dijo que lo imposible pasaría:
Mateo 24:32-33 “De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.”

Es este Periódico del mañana, la Biblia, el que nos dice que para este tiempo de Mateo 24, el cual el Señor creador le llama “tiempo cercano al fin”, habrá pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares. Si Dios no hubiera querido que supiéramos las señales hubiera venido antes que los satélites nos dejaran ver el globo terrestre.
Sabemos que en muchos lugares hay terremotos, como hubo en Croacia hace unos días. Sabemos que hay hambre en África, y que la plaga de langostas traerá más en estos días, y más patentemente podemos ver los efectos del coronavirus alrededor nuestro, donde sea que vayamos.

Mateo 24:5-8 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. y Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.

Esto es el principio, confiaremos en el hombre para sobrellevar esta prueba, o clamaremos a quien diseñó y creo al virus y al hombre por ayuda?

Tu decisión
Nos vemos pronto.