Pandemia, plaga

Un solo microorganismo paró al mundo en el 2020. Así leerán los libros de historia en unos años. Habrá quienes no crean que la magnitud de este problema fue tan grande, puede que piensen que en el 2020 éramos primitivos y que no supimos abordar efectivamente la enfermedad, puede que piensen que fue propaganda. Nosotros sabemos que el Coronavirus es real.

Coronavirus COVID-19

¿Qué va a suceder luego que todo esto pase? Ya tenemos a quienes han dejado a la religión antigua de lado y han jurado que solo creerán en la ciencia. En el sofisticado humano del siglo XXI. Ya hay quienes se han burlado de los que creen en Dios, llamándoles simplistas, tontos.

Me recuerdan a los egipcios.

Éxodo 7:10-12 Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra.  Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos.

Sabios, Hechiceros, Magos son algunos nombres que las escrituras le dan a aquellos entendidos en las ciencias. Lo que ahora llamamos: científicos. Hay que recordar que la Biblia fue escrita y finalizada antes que todas nuestras definiciones modernas, por eso no encontraremos el nombre científico entre sus páginas.
¡Hubo plagas! ¿Qué hizo entonces el hombre? Confiar que el hombre podía solucionarlas, avocarse a los científicos de la época… el resultado: muerte.

Jeremías 17:5-6 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

Eso hemos hecho con nuestra pandemia del siglo 21. En vez de hincarnos y orarle al Dios creador del universo, le hemos pedido a nuestros sabios, magos y hechiceros, para que podamos salir de esta sin ayuda. Quejándonos de “que, si hubiera un Dios, este nos ha abandonado, nos ha desamparado o no quiere ayudarnos”
Todo lo contrario: Las plagas de Egipto, así como el Coronavirus son una oportunidad única. Es Dios interviniendo en el panorama mundial, cambiando la historia, modificando nuestro rumbo de manera global al unísono, sonando su alerta: El día grande y terrible de Jehová se acerca y hay muchos que no están del lado correcto de la historia.
El fin del mundo se acerca y sin Cristo en tu corazón, estas constituido enemigo de Dios y sufrirás su ira.

El Coronavirus nos da una oportunidad única: que tomemos la decisión correcta de poner nuestra confianza en Jehová. No podemos hacer nada, sin embargo, lo mejor que podemos hacer es cambiar nuestro corazón y cambiar la confianza en el hombre, por la confianza en Dios.

Jeremías 17:7-8 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Nos Vemos Pronto

COVID19 contra el hombre y la solución

Todos están tratando de buscar una solución, aunque sea ilusoria. El pánico se ha apoderado del mundo. La bolsa de valores se ve amenazada, la sociedad y nuestra rutina ha cambiado y todo por un conjunto de proteínas, minúsculo.

Esa es la realidad de nuestra situación humana. Somos frágiles.
Salmos 103:13-14 Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo.

No importa toda nuestra inventiva, nuestros avances tecnológicos, la ciencia. Solo hay un Dios, uno que es todopoderoso.
Es risible ver a los “sofisticados” humanos del siglo XXI avocándose a teorías de “Nostradamus” enviando noticias falsas por temor a que sus miedos sean reales. El gran hombre asustado por algo más pequeño que el polvo que alcanzamos a ver.

Adonde quedó el dinero, ¿no se enferman y mueren ricos y pobres igual?
Proverbios 18:11 
Las riquezas del rico son su ciudad fortificada, Y como un muro alto en su imaginación.

¿El hombre “educado” y “sabio” de este siglo, no puede rebajarse a una religión cierto?
A un conjunto de creencias que vengan de algunos escritos, que algunos elegidos tienen en alta estima, que pregonan desde sus púlpitos y que se apoyan en cosas que no se ven.
Si eso de arriba, suena cierto, entonces los escritos científicos en los diarios y libros de texto, los científicos, las ponencias científicas y pláticas sobre virus invisibles, también deberían ser dejadas de lado.
Claro me dirás que el microscopio electrónico, y que lo hemos visto! Pero le has visto? Cómo compruebas que la imagen del microscopio es lo que es? Estas utilizando la certeza y convicción de lo que no se ve… en otros términos: fe en la ciencia.

Nosotros vivimos en este planeta por la misericordia de nuestro Dios. Quien permite la lluvia sobre buenos y malos, quién da de comer a todos y ofrece su regalo de salvación a todos.

La solución, no es volverse a los hombres que no tienen la respuesta. Es volverse a Dios que, no importando la pregunta, es la respuesta.

Proverbios18:10 Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado.

Salmos 103:8-17 Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo. El hombre, como la hierba son sus días; Florece como la flor del campo, Que pasó el viento por ella, y pereció, Y su lugar no la conocerá más. 
Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos;

La Solución es volvernos al Dios de sabiduría, rendir nuestras vidas al Rey de la creación y pedirle a nuestro Papá por ayuda en este momento, porque Él no nos olvida.

Filipenses 4:6-7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

La solución a nuestro estrés, a nuestra aflicción, en esta o en cualquier prueba no viene por terapistas, por sicólogos, psico-fármacos… viene de Dios.

Y su paz que SOBREPASA, no mí o tú, sino todo entendimiento nos guardará nuestras mentes. Dejemos a Dios obrar un milagro en el mundo. Pidámosle.
Cristianos, enseñémosle al mundo que Nuestro Dios es un poderoso gigante que nos ama.

Nos Vemos Pronto

Orgullosamente Orgulloso

Antes, celebrábamos vivir de manera desinteresada, siendo sencillos. Era honorable el ser voluntariamente una buena esposa, un buen esposo, un buen hijo, un buen ciudadano; ir y desinteresadamente luchar contra el nazismo, cuando podrías haberte quedado en casa cómodamente.

Celebrábamos la humildad humana, pues el humano es más, cuando es menos; menos centrado en su propio bienestar, propia felicidad y placer.

Cómo llegué a esta conclusión tan opuesta a nuestra cultura llena de yo? La respuesta es: fuegos artificiales el 4 de Julio.

Un incendio fue iniciado cerca de mi casa. Alguien en su “sabiduría” pensó que iluminar el cielo por segundos, valía la pena para poner en riesgo la casa de muchas familias; no lo hizo cerca de la suya, sino de la de otros.

Luego, después del show de pirotecnia, el lugar desde donde lo presenciamos quedó lleno de basura. Lo interesante fue el comentario que saldría de esto: “La gente no tiene orgullo propio”, refiriéndose a que no se valoran a sí mismos lo suficiente para dejar limpio.

Yo creo que tenemos demasiado. Nos rebalsa el orgullo propio. Nadie recogió su basura porque: “para lo que cobran, de seguro hay alguien que puede hacerlo”, “para qué no ponen más basureros”. Con este tipo de orgullo, nos sentimos por encima de todo y todos.

“Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado.”

Proverbios 21:4

Nuestra cultura del orgullo, (de primero yo, lo que prefiero, lo que soy, lo que siento) nos ha traído aquí, a extinguir la caridad, honestidad y benevolencia.

Fíjate que nos “cuidamos” de no tomar alcohol, de no matar, de no adulterar y fornicar, pero el orgullo…re-léelo… El orgullo es pecado.

Lo hemos llamado orgullo, pero realmente es el egoísmo vestido de magnificencia.

Ya no celebramos a los soldados dando sus vidas por derrotar el nazismo, sino a estrellas del deporte y Hollywood.

Ya no celebramos a las mujeres dando sus vidas para otros en la maternidad, sino más bien a quienes egoístamente matan a los bebés en sus entrañas, para mantener su estado de comodidad.

No celebramos el ayudar económicamente, sino amasar cuánto dinero quepa en el banco.

Ya ni siquiera nos celebramos los unos a los otros, y si lo hacemos, es a aquellos que nos causan un bien, para ver que conseguimos luego.

Los que llamamos a Dios: “Padre” y hemos reconocido que Jesús es el Rey, no podemos seguir viviendo así.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Efesios 2:8–9

El regalo más importante que se nos ha dado: La salvación. Ha venido de Dios. Gratis! Para que nos sea Ridículo-Imposible querernos sentir orgullosos por nuestra santidad fuera de Él.

El reconocer que somos pecadores, que Jesús es el único que puede salvarnos y que somos incapaces de hacerlo por nosotros mismos: Es un acto de humildad. No hay porqué sorprenderse que las iglesias estén vacías de cristianos genuinos y llenos de “cristianos” que se adoran a sí mismos.

La envidia y avaricia han llegado a su nivel más alto, al punto de ni siquiera tener que atacar físicamente a otro para matarlo, sino que se le destruye difamatoriamente y a esto se le llama: táctica para el éxito.

Somos los Mejores humanos que hemos vivido, dice el mundo y tienen razón. Hemos dado rienda suelta a nuestra naturaleza pecaminosa, si no me crees, solo sintoniza las noticias por la mañana.

Para quienes conocemos al Rey Jesús, decimos que le seguimos y hemos sido comprados por su sangre y libertados de este mundo; debemos ser diferentes, porque nuestra naturaleza es diferente.

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”

1 Juan 2:16

Vanagloria, Es gloria que no merecemos, obtenida mediante egoísmo. Examinémonos! Si tenemos los mismos gustos, si actuamos de la misma manera, si utilizamos nuestro tiempo en lo mismo que el mundo lo utiliza; Habremos cambiado?

-Si tiene pico de pato, hace como pato y camina como pato, es? … Pato.-

Nos vemos pronto

Progresivos

Veámonos el dia de hoy. Hemos avanzado mucho no? Somos mucho mejores que antes? La medicina nos permite envejecer con dignidad, nacer con mejores oportunidades de sobrevivencia, vivir una vida sin violencia, con un trabajo gratificante. El conocimiento humano está al alcance de todos, estamos más comunicados, nunca solos… Hemos avanzado para ser mejores.

 

O por lo menos eso es lo que el mundo nos vende. 

Para ser honestos, hemos ido en desmejoria, podemos verlo desde la música barroca instrumental de las sinfónicas, hasta lo que hoy llamamos música. Desde los bailes de salón, hasta lo que se baila hoy. Desde el pudor de la vestimenta, hasta andar prácticamente desnudos. Desde proteger la vida y dar nuestra propia vida por otro; hasta justificar las muertes inocentes, para mantener nuestro estado de comodidad social y financiera. 

No es la primera vez que pasa. De hecho ha sido un movimiento viejo que empezó en el Renacimiento. Dejar los “mitos” de un Dios creador, para caminar a un futuro más brillante y comprender que venimos del “mono”.

El Último siglo, ha sido testigo de las matanzas más grandes de la historia humana. La primera y segunda guerra mundial, las matanzas ideológicas del comunismo y la guerra fría y últimamente el genocidio mundial más grande: El Aborto. 

Hemos desmejorado tanto, que ahora el humano prefiere “comprar” la incertidumbre que vende el mundo, antes que la certeza que tenemos en Dios. 

Es preferente asegurar que no podemos estar seguros de nada, puesto que no hay absolutos; que siquiera pensar que la palabra de Dios puede brindarnos algún tipo de camino fijo. 

La Biblia lo resume de la manera más correcta:

Romanos 1:21-23 “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.”

Esto no termina aquí. Todo esta maldad desatada, si bien no es directamente nuestra culpa, es nuestra responsabilidad. 

Mateo 16:17-18“Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” 

1 de Timoteo 3:15 “para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.”

La Iglesia, baluarte de la Verdad, quien tiene el poder de Dios, en Su Palabra, de quien Cristo dijera que el Hades no iba a prevalecer contra ella; su cuerpo, nosotros… Hemos comprado de la misma ideología. 

Creemos que la Biblia es opcional, aplica solamente en “cuestiones espirituales” pero cuando se trata de la vida o los negocios, no robarás, respetar las autoridades que por Dios han sido establecidas, incluso no matarás; se vuelven “sujetos a interpretación” 

El mundo va sin freno hacia el fin, y nosotros quienes fuimos dejados para despertarles de su sonambulismo, hemos decidido que es mejor quedarnos callados para “vernos” bien. 

Error. 

 Nos Vemos Pronto

 

El Sermón del monte y la eternidad.

Mientras estabas (o estás) en la escuela, no te pasaba que querías que el profesor te diera un “cuestionario” o los “capítulos” que serían parte del examen del período?
Saber de antemano lo que va a ser examinado y fallar, no es más que el grado de más grande de desinterés.
El Señor nos da el “cuestionario” que será nuestra prueba, en el día de nuestro juicio ante Él.

Romanos 2:15-16 “mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.”

Sí, es correcto! La Biblia!

Apocalipsis 20:12 “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Como he repetido ya en uno que otro post, esta era la primera vez que se nos daban estos conceptos. Su palabra no va a pasar como vimos en los versículos anteriores y como vemos aquí lo que hagamos con la Palabra De Dios hoy, tiene implicaciones eternas.  Fijémonos:

Mateo 5:19-20 “De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.”

Nuestra actitud en cuanto a la Palabra de Dios cuenta. Cuenta en cuanto a nuestra posición en el reino de los Cielos. Me llama la atención dos cosas de estos versículos:

  1. En el cielo hay jerarquía, dependiendo de nuestra actitud hacia la palabra de Dios
  2. La Justicia que Dios busca no es la que sale de las organizaciones religiosas o académicas.

Quien enseñe la Palabra De Dios tal cual es, sin añadirle o disminuirle en esta tierra será llamado “grande” en el cielo. La enseñanza de la palabra no está atada a la “interpretación” específica de ninguna agrupación humana, inclusive de aquellos profesan ser los únicos, universales, inequívocos, escogidos.

2 Pedro 1:20-21 “entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

La predicación del Reino, no está atada a lo que los Académicos o Religiosos de “gran reputación” digan. Su sola interpretación oficial, es la que el Espíritu De Dios (sin desorden y lenguas y algarabías, como dicen algunos) da a las personas que realmente quieren escuchar su voz, se preparan, la estudian y se proponen encausar su corazón al corazón del Altísimo.

Salmos 119:160 “La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia.”

La Verdad de Dios no son “versículos” o extractos sacados fuera de contexto para avanzar ideologías de hombres, así como tampoco lo son largos comentarios, encíclicas, disertaciones y tesis acerca de la Biblia.

La suma de tu palabra es verdad

Nos Vemos Pronto

 

 

El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús.

Si revisas el blog; creo, sin temor a equivocarme,  que no he escrito mucho sobre los evangelios. No ha sido a propósito, pero ahora que he tenido el tiempo de hacerlo, podría parecerlo. Es que cada párrafo-oración-palabra de Jesús está llena de tanta enseñanza, que tratar de sintetizar su contenido e implicaciones eternas a un simple escrito de 500 palabras es un tanto desvirtuante a las palabras de Dios mismo.

Cómo dijéramos antes, el discurso conocido como el Sermón del monte aunque hoy muy comentado, predicado y conocido por el mundo occidental, fue la primera vez que Jesús abiertamente dijera este conjunto de principios que seguramente escandalizaron a la religión establecida de la época.

Ya nos había hablado de los valores prioritarios del Reino de los Cielos, los cuales parecen contrarios a cualquier cosa que el mundo enseña. Luego nos dijo cuál es nuestra identidad y nuestro papel aquí en la tierra, hoy Jesús, va a venir a decirnos el porqué de su venida.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Lo que se creía en los círculos judíos era que el Mesías Rey sería un líder político que sacaría a Israel de la opresión romana y los llevaría a una época parecida a la que se vivió durante el reinado del rey David. Su mente estaba condicionada a creer que el Mesías reinaría sobre la tierra prometida, de esto no se escapaba ninguno, ni siquiera los apóstoles. Así que, declaraciones como: “he venido para cumplir toda la ley” eran realmente preocupantes.

Probablemente has escuchado la famosa aseveración de “Jesús o era un mentiroso, o estaba loco o decía la verdad” Quien acuñó esta frase, no estaba equivocado. Las implicaciones que estas aseveraciones conllevan son demasiado grandes como para que alguien las diga a la ligera, sin saber lo que dice.

Dios nunca ha incumplido su palabra. No está en su naturaleza, ni lo hará nunca.

Numeros 23:19 “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”

Qué significa esto? Bueno que no había forma alguna de redimir a su creación sin que Cristo viniera a esta tierra. Préstame atención por un momento, puesto que esto es un poco complejo.

Dios, al momento de crearnos declaró (habló, su palabra) que el hombre sería el señor y juez de la creación.

Genesis 1:27-28 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Continua en la Segunda Parte: AQUI, PARTE 2

El Escándalo del Sermón del Monte 1

Tomó mucho tiempo el cambiar la idea errónea de que la tierra era plana.
La misma “iglesia”, en la edad media, castigaba severamente a quien dijera lo contrario; incluso cuando en la misma Biblia, se nos enseña que la tierra es “redonda”.

Isaías 40:22 “Él está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar.”

Caso parecido fue el del sermón del monte, en el cual Jesús, quien es Dios, vino a destruir nuestras ideas erróneas acerca de – Bueno – acerca de todo.

Vimos anteriormente como la interpretación equivocada de la ley -pasada de generación, en generación- causó una deformación institucional en cómo se aplicaba y se aplica la ley. Vimos como el Hijo de Dios, tuvo que venir a re-dirigirnos hacia el camino correcto.  En este extracto del sermón completo, podemos ver que nuestro Señor Jesús está tratando de descarrilar el tren de la religión establecida que lleva a la perdición, al tratar de encaminarnos en su Palabra.

Lo que conocemos como el Sermón del Monte y hemos oido muchas veces, que es reverenciado en los círculos cristianos, y es quizá uno de los trozos de escritura más comentados, debe haber comenzado siendo más bien un mensaje escandalizánte.

Un “hijo” de un carpintero, de Belén, de Nazareth (traducido sería: un obrero, sin renombre, pobre y sin estudios) desafiando la, tradición, religión, cultura y estatus socioeconómico-político-académico de la época.

Miremos:

Mateo 5:1-2 “Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:”

Mateo 5:3-4 “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.”

Solo aquí en tan pocas palabras ya tenemos un concepto que desafía nuestras normativas. Aquellos de quienes es el Reino de los cielos es de los pobres en espíritu.

Ahora, no sé qué signifique para ti, el ser pobre en espíritu.
El uso más común y errado de esta definición es la frase: “ser un pobre de espíritu” lo que coloquialmente significa: alguien desanimado, miedoso, pusilánime.
Nuestro Rey no puede referirse a esto, pues en otras ocasiones el ser miedoso, pusilánime o desanimado es censurado.

Deuteronomio 20:8
 “Y volverán los oficiales a hablar al pueblo, y dirán: ¿Quién es hombre medroso y pusilánime? Vaya, y vuélvase a su casa, y no apoque el corazón de sus hermanos, como el corazón suyo.”

Josué 1:9 “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

Qué es ser entonces pobre en espíritu? Déjame ilustrártelo:

Romanos 8:16El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.”
Mira que no dice pobre en “Espíritu”, sino en “espíritu con minúscula”.
Nuestro espíritu, es el que debe hacerse a un lado para que el Espíritu Santo reine. Aquellos que tienen poco “espíritu”, ahora diríamos menos Ego, menos yo, menos “mi voluntad”; son aquellos que dejan que el Espíritu de Dios obre en ellos, por lo tanto, el Reino de los Cielos es de ellos.

Cambiemos nuestro pensamiento, enrumbémonos y seamos pobres en espíritu.

Nos Vemos Pronto