Si somos libres….

Ayer hablábamos acerca de la libertad inherente a nuestra naturaleza, que Dios nos ha dado. Los animales, las plantas y todo ser creado fue hecho para estar sometido bajo la autoridad y dominio del ser humano. O acaso has visto ardillas someter humanos o granjas manejadas por gallinas? 

Nosotros fuimos hechos libres desde el momento de nuestro primer aliento, tan libres que al momento de decidir; decidimos revelarnos en contra de Dios, tomar partido con Satanás y de ese momento hacia acá, vez tras vez revelarnos en contra de la disposición divina.

Si somos libres, y no hay “un diablito” que nos haga ser malos y “un angelito” que nos haga ser buenos; si somos libres y no hay tal cosa como el destino y la reencarnación, significa que nosotros somos 100% responsables de nuestras acciones. Es como cuando inviertes tu dinero; si lo cuidas y lo depositas en un producto o compañía buena, lo inviertes para ganar. Si lo confîas hacia un producto dudoso, lo gastas y lo pierdes. Lo que está en juego, es tu vida espíritual. Si inviertes y ganas, tienes una eternidad en el cielo. Si pierdes; el infierno y el lago de fuego son reales, aunque hayas tenido todas las comodidades en esta vida.

Si eliges bien y depositas tu confianza en Cristo, aún allí debemos ser cautelosos. Debemos ejercitar nuestro discernimiento, ver que lo que cultivamos en nosotros y lo que decidimos creer es cierto o falso. Si Dios nos hizo libres, tampoco esperemos que existan los “espíritus de la ira, espíritus de envidia, espíritus de lujuria” No. Existe nuestra vieja naturaleza y la nueva naturaleza, siempre en conflicto.

Existe tu carne, tus deseos y tu espiritualidad, aquello que anhela estar con Cristo y seguirle y obedecerle. Para nosotros que hemos seguido a Cristo o por lo menos confiado en su regalo de Salvación, aquí hay un versículo espeluznante:

Hebreos 2:2-3 Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución,

¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,

Deseamos llegar al cielo y que lo primero que nos digan es… -“decepcionante, entra al gozo del Señor” No gracias.

1 Corintios 10:12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.

Nos Vemos pronto.

Aclarando conceptos en el 8vo. Día del año.

No voy a mentir, no escribo todas las semanas… Mucho menos todos los días, pero ahora que la rutina ha vuelto a mi vida, me es más sencillo ( aunque no lo creas) tener tiempo para escribir, pensar, entender y explicar. Lo bueno es que tenemos tiempo, ganas y la facilidad de hablar de nuestro Dios. Así que, comencemos:

Algunas veces leemos la Biblia, algunas veces viajamos a través del cristianismo solo con lo que oímos del pastor o de amigos y algunas veces tan solo con un par de versículos que nos acompañan a través de toda nuestra vida. Esa “filosofía” (manera cristiana de vivir de nuestros días) cristiana de “menos es más” nos ha puesto en un lugar incómodo. Ser cristiano “evangélico” ahora puede ser inclusive sinónimo de crueldad, egoísmo, pereza, feliz los domingos mundano el resto de la vida…
No sólo eso, sino que también nos ha llevado a ser el tipo de cristianos que enseñan “el cristianismo equivocado”.

Le decimos a todos: “No hay nada que puedas hacer para ser salvo, nada” y acto seguido decimos: “pero debes hacer una oración para salvarte”…. Y entonces como quedamos?
Algunos inclusive dudan al enfrentarse a preguntas como:
Eres salvo si no te bautizas?
Eres salvo si no lees la biblia?
Eres salvo si no vas a la iglesia o sirves en un ministerio?
Eres salvo si no haces la oración…o mas bien dicho el hacer una oración te garantiza 100% tu salvación?

Difíciles preguntas para algunos…. Y algunos ya tienen las piedras los palos y las antorchas listas para quemarme por hereje, pero antes que enciendan el fuego, escúchenme esto:
Si solo haciendo una oración, confesando con tu boca, eres capaz de ser salvo; Que de los mudos? (Ya bajaron las antorchas?)

Fíjate:
Romanos 10:8-11 “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.”

Si lees todo el trozo ( y no solo el versículo que te aprendiste y puedes recitar con los ojos cerrados, en griego y al revés) verás que hay dos componentes esenciales: Confesar y creer.
Los humanos tendemos a priorizar las acciones antes que nuestra intención, porque a manera certera, la intención no podemos juzgarla. Dios si puede y lo hace:
Hebreos 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Confesar es algo que vemos, mas bien que oímos y es el “componente evangelistico” de nuestra conversión a Cristo: confesamos para enseñar lo que tenemos dentro, es parte de nuestra misión…es nuestra misión.

Pero creer es el centro del asunto… Tu vives tu vida basado en lo que crees, no en lo que dices… Sino no hubieran mentiras!
Creer es lo que acciona la salvación, déjame ponerlo mas claro Creer que Jesus el Cristo es el Hijo de Dios, que Dios le levantó de los muertos y que por medio de su sacrificio en la cruz y su obra redentora de gracia podemos ser salvos, es lo que te salva.
Un mudo, puede creer. Una persona con su habla intacta, puede creer; y porque cree confiesa!

Una ilustración bastante burda sería: los barcelonistas confiesan que su equipo es el mejor, porque lo creen, así mismo los real madridistas… Están convencidos

Lucas 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

No hay nada,ninguna acción, por más noble y correcto que suene, que pueda salvarte. Nada.
Solo la confianza en Cristo. Si queremos comenzar bien el año, mas nos vale recordarlo.

Si tienes preguntas, por favor deja un Comentario abajo.

Nos Vemos Pronto

Palabras finales de 1 de Corintios

Es increíble como en tan solo 16 capítulos en una carta, el Espíritu Santo nos deja tanta edificación. Son solamente 16 capítulos, de los que se han escrito, Bibliotecas enteras y estas se quedan cortas en cuanto a la explicación de las palabras que Dios nos deja en este trozo de su Palabra. En él solo se habla de información acerca del plan de Salvación, sino de como este se aplica a cada uno de nosotros; acerca de la naturaleza de nuestro Señor Jesús; acerca de las prioridades para la iglesia;, acerca de nuestro objetivo como parte del cuerpo de Cristo… y es por eso que no podíamos terminar sin ver las últimas palabras de 1 de Corintios.

1 de Corintios 16:22-24 “El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor vieneLa gracia del Señor Jesucristo esté con vosotros. Mi amor en Cristo Jesús esté con todos vosotros. Amén.”

Toda la carta tiene un objetivo: enderezar el camino de los miembros de la Iglesia de Corinto. Ellos tenían varios defectos como Iglesia, divisiones, egoísmo, inmoralidad, desorden en el servicio de la Iglesia y en las familias.
(Será que nos suena conocido?) Sin embargo a pesar que la Iglesia debía ser corregida en todos estos puntos, nunca el autor se aleja del tema principal: Jesús, El Mesías crucificado como mensaje central del evangelio; su palabra como sabiduría y poder de Dios; la verdadera naturaleza de la vida en el Espíritu; la poderosa esperanza de Resurrección que tenemos en Cristo.

Solo fíjate como se cierra la carta:
– Exhortándonos que amemos al Señor
– Recordándonos la esperanza que tenemos en él
– Deseándonos que la Gracia y el amor de nuestro Señor esté con nosotros

En todo momento, hasta en los últimos trazos caligráficos de la carta, Pablo nos está recordando quién es el que importa, quién nos salva, quién endereza nuestro camino: Jesús!

Y sabes por que lo hace? bueno porque:

Hechos 4:11-12 “Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Solo nuestro Dios nos Salva del Pecado, solo el pudo venir a rescatarnos,
Gracias Jesús por ofrecernos tu Salvación …

Nos Vemos Pronto

Iglesia

Dependiendo de tu trasfondo, la palabra Iglesia puede llegar a representar diferentes conceptos. 
Si le dijeras a alguien, que te asocie la palabra “Iglesia” con la primera que se le viniera a la mente; podríamos obtener una lista como esta:
Domingo, Catedral, Misa, Todas las denominaciones cristianas, Biblia, Pastor, Sacerdote, Boda, Funeral, Negocio, Farsa, Primitivo, Verdad, etc…

Así que dependiendo de lo que conocemos como tal, así será el concepto que la palabra represente para nosotros. 
Muchas personas asocian la Iglesia con eventos buenos para la humanidad; el ministerio de Jesús, las obras de caridad, entre otras. También asocian momentos grises y negros de la historia, como el período del oscurantismo (y el régimen absolutista de la “Iglesia”) y la Inquisición (que en algún momento se le denominó “santa”)

La realidad es que ni nuestro trasfondo, ni lo que los hombres hemos hecho de ella, pueden darnos  el verdadero concepto de Iglesia; solamente quién la creo puede decirnos lo que realmente es y representa.

Dios, mediante el Espíritu Santo nos deja escrito en su Palabra:

1 Corintios 16:19-20  Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor. Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.

Probablemente te estas preguntando? Qué es esto? Estoy de acuerdo contigo en algo: No son los versículos más leídos ni los más famosos, pero como todo en la Palabra de Dios; son versículos que nos cambian nuestros conceptos errados y nos enderezan nuestra idea acerca del plan de Dios.

Si utilizáramos el concepto de Iglesia que se maneja hoy en día; entonces el versículo estaría diciendo que los edificios nos saludan… O acaso no viene a tu mente un edificio con una torre, unas campanas y una cruz; cuando alguien dice “Iglesia”? O no catalogamos una iglesia en una casa como “una iglesita”?

El siguiente versículo nos termina de confirmar esto: La Edificación, sea una catedral o sea una casita no son la Iglesia. La Iglesia es el conjunto de personas que han creído que Jesús es el Señor y que tan sólo a través de él podemos ser salvos.
No es una institución, no es una denominación, no es hecha o dirigida por Humanos, sino ha sido creada y es gobernada por Cristo mismo.

Colosenses  1:17-18  Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia,él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;

Dios inventó a la Iglesia, para que fuésemos luz, es decir que proclamaramos su palabra y que viviésemos como ella nos dice que lo hagamos.

Nosotros, los que creemos que Cristo es el Hijo de Dios y el Rey que viene, somos la Iglesia.
Eres parte?

Nos Vemos Pronto

Velad, Estad Firmes, Portaos Varonilmente y Esforzaos

Ha habido alguien que cuando te pide algo te dice: -“yo solamente te pido” y acto seguido con la petición el “solamente” sale sobrando?
Algo así como: -“No te preocupes, yo solamente te pido un carro nuevo, del año y de ser posible Mercedes Benz”

Las Palabras de Pablo al fina de su carta a los Corintios parecen llevar este mismo tono:

1 Corintios 16:13  Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaosTodas vuestras cosas sean hechas con amor

No te parece una orden difícil de cumplir?
Piensa en la dimensión de lo que se te está pidiendo:
Que siempre, bajo cualquier circunstancia, a lo largo de toda la vida estés despierto, presto, listo; firme, creciendo en la fe, estudiando la palabra; comportándonos como dignos portadores del título de Cristianos, imitando a Cristo y  dando todo de nosotros para que esto así sea.  Sumándole a todo lo anterior, se nos ordena también que todo cuanto hagamos (de la manera antes descrita, debe ser hecho con amor)

Difícil?
Yo creo que sí.  Imposible: No.
Si no es a nosotros, a los que hemos creído en Dios, en su Hijo Jesús y en la Salvación que hay en él; a quién va a pedírsele que sea ejemplo para el mundo entero? Si somos nosotros los que laboramos para el Todo poderoso como puede ser nuestro estándar más bajo que este?

Es difícil Imposible si tratamos de alcanzar esto por medio de nuestras propias fuerzas; Dios sabe esto, por lo que nos dejó su Espíritu para ayudarnos a crecer, a alcanzar el estándar mínimo de un Cristiano: Ser como Jesús.

Romanos 8:26  “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.”

Señor ayúdanos a crecer y ser como Tú.

Nos Vemos Pronto

La Verdad de una naturaleza corrupta.

Esfuerzo, Trabajo duro, Mérito. Son un par de las palabras que oirás estos días. Todo puedes conseguirlo a través de una vida de esfuerzo y arduo trabajo.  Y cuando oyes esta frase estás de acuerdo… yo también; si solo se tratara de bienes materiales.

Si tan solo se tratara de esta vida y sus afanes, nuestro lugar sería: trabajar.

Pero tú y yo sabemos que hay algo más. O acaso podrás llevarte todas tus cosas a la tumba? Como asegurarte que lo que hiciste aquí, todo tu esfuerzo, todo tu sudor, todo tu afán va a tener la recompensa que merecías?
Si estás pensando en buenas obras, trabajo duro, portarme bien y tener un sólido código moral… no tendrá el resultado que esperas.

Romanos 5:12  “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte,así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

Esa es la realidad de nuestra naturaleza humana: Somos incapaces de acercarnos a Dios por nuestras propias fuerzas.

Es probable que puedas comprar un iPad, un carro o una casa por medio del trabajo duro… pero si pretendes entrar a la casa del Rey de la creación por medio de tu propia fuerza (y a la fuerza) no creo que vayas a tener muy buenos resultados.

Romanos 3:21-26  “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.”

 Gracias a nuestro Señor Jesus, podemos acercarnos nuevamente a la Gloria de Dios, Gracias a nuestro Rey podemos decir:

1 Corintios 15:55-58  ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Más gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados,
estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Quieres participar de la Vida Eterna en el cielo? Solo hay una forma: Cristo Jesús!

Solo el tiempo que le dediquemos a él es aquel que trascenderá nuestra humanidad.
En que inviertes tu tiempo?

Gracias Señor por tu Misericordia!

Nos Vemos Pronto

PD: Saludos Nadia Sánchez !!! Hasta Colombia!

En ese preciso momento…

Hay circunstancias en nuestra vida, que pudieran clasificarse como un: “tenía que ser en ese preciso momento”…. Estabas a punto de terminar tu tarea/reporte/informe del trabajo, cuando hubo un fallo eléctrico y no lo guardaste; Sacaste las llaves del carro exactamente cuándo caminabas sobre una reja de alcantarilla y estas (como todas las buenas llaves) se cayeron dentro… en ese preciso momento.

Tal vez momentos que han marcado tu vida. Tal vez ibas a cruzar la calle y alguien te detuvo en el preciso momento en el que pudiste haber sido arrollado por un camión.

Esos instantes oportunos (o no) seguirán viniendo, pero déjame preguntarte acerca de ESTE PRECISO MOMENTO:

1 Corintios 15:51-53  “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.”

Que va a pasar en el preciso momento en el que tu corazón deje de latir, en el que tu diafragma deje de funcionar y tu respiración cese, en el que tus ondas cerebrales se aplanen? Que va a pasar en el momento que mueras?

En aquellos que han creído en Jesús, en su divinidad, soberanía y majestad hubo un instante; un preciso momento en el que él nos cambió el rumbo de nuestras vidas.

Si ves los versículos anteriores; aquellos que conocemos a Cristo y creemos en él, tenemos una poderosa Esperanza: Ya sea que nosotros muramos o él venga antes por nosotros estaremos con él.

Que va a pasar en ese preciso momento, en el que suene la trompeta de Dios?

Toda la vanidad efímera de este mundo dejará de existir. Toda regla humana cesará
Lo creas o no sucederá y en un momento toda oportunidad de arrepentimiento dejará de existir.

Cuál es tu decisión en este preciso momento?

Nos Vemos pronto

Conoces a Jesús?