Pandemia, plaga

Un solo microorganismo paró al mundo en el 2020. Así leerán los libros de historia en unos años. Habrá quienes no crean que la magnitud de este problema fue tan grande, puede que piensen que en el 2020 éramos primitivos y que no supimos abordar efectivamente la enfermedad, puede que piensen que fue propaganda. Nosotros sabemos que el Coronavirus es real.

Coronavirus COVID-19

¿Qué va a suceder luego que todo esto pase? Ya tenemos a quienes han dejado a la religión antigua de lado y han jurado que solo creerán en la ciencia. En el sofisticado humano del siglo XXI. Ya hay quienes se han burlado de los que creen en Dios, llamándoles simplistas, tontos.

Me recuerdan a los egipcios.

Éxodo 7:10-12 Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra.  Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos.

Sabios, Hechiceros, Magos son algunos nombres que las escrituras le dan a aquellos entendidos en las ciencias. Lo que ahora llamamos: científicos. Hay que recordar que la Biblia fue escrita y finalizada antes que todas nuestras definiciones modernas, por eso no encontraremos el nombre científico entre sus páginas.
¡Hubo plagas! ¿Qué hizo entonces el hombre? Confiar que el hombre podía solucionarlas, avocarse a los científicos de la época… el resultado: muerte.

Jeremías 17:5-6 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

Eso hemos hecho con nuestra pandemia del siglo 21. En vez de hincarnos y orarle al Dios creador del universo, le hemos pedido a nuestros sabios, magos y hechiceros, para que podamos salir de esta sin ayuda. Quejándonos de “que, si hubiera un Dios, este nos ha abandonado, nos ha desamparado o no quiere ayudarnos”
Todo lo contrario: Las plagas de Egipto, así como el Coronavirus son una oportunidad única. Es Dios interviniendo en el panorama mundial, cambiando la historia, modificando nuestro rumbo de manera global al unísono, sonando su alerta: El día grande y terrible de Jehová se acerca y hay muchos que no están del lado correcto de la historia.
El fin del mundo se acerca y sin Cristo en tu corazón, estas constituido enemigo de Dios y sufrirás su ira.

El Coronavirus nos da una oportunidad única: que tomemos la decisión correcta de poner nuestra confianza en Jehová. No podemos hacer nada, sin embargo, lo mejor que podemos hacer es cambiar nuestro corazón y cambiar la confianza en el hombre, por la confianza en Dios.

Jeremías 17:7-8 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Nos Vemos Pronto

COVID19 contra el hombre y la solución

Todos están tratando de buscar una solución, aunque sea ilusoria. El pánico se ha apoderado del mundo. La bolsa de valores se ve amenazada, la sociedad y nuestra rutina ha cambiado y todo por un conjunto de proteínas, minúsculo.

Esa es la realidad de nuestra situación humana. Somos frágiles.
Salmos 103:13-14 Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo.

No importa toda nuestra inventiva, nuestros avances tecnológicos, la ciencia. Solo hay un Dios, uno que es todopoderoso.
Es risible ver a los “sofisticados” humanos del siglo XXI avocándose a teorías de “Nostradamus” enviando noticias falsas por temor a que sus miedos sean reales. El gran hombre asustado por algo más pequeño que el polvo que alcanzamos a ver.

Adonde quedó el dinero, ¿no se enferman y mueren ricos y pobres igual?
Proverbios 18:11 
Las riquezas del rico son su ciudad fortificada, Y como un muro alto en su imaginación.

¿El hombre “educado” y “sabio” de este siglo, no puede rebajarse a una religión cierto?
A un conjunto de creencias que vengan de algunos escritos, que algunos elegidos tienen en alta estima, que pregonan desde sus púlpitos y que se apoyan en cosas que no se ven.
Si eso de arriba, suena cierto, entonces los escritos científicos en los diarios y libros de texto, los científicos, las ponencias científicas y pláticas sobre virus invisibles, también deberían ser dejadas de lado.
Claro me dirás que el microscopio electrónico, y que lo hemos visto! Pero le has visto? Cómo compruebas que la imagen del microscopio es lo que es? Estas utilizando la certeza y convicción de lo que no se ve… en otros términos: fe en la ciencia.

Nosotros vivimos en este planeta por la misericordia de nuestro Dios. Quien permite la lluvia sobre buenos y malos, quién da de comer a todos y ofrece su regalo de salvación a todos.

La solución, no es volverse a los hombres que no tienen la respuesta. Es volverse a Dios que, no importando la pregunta, es la respuesta.

Proverbios18:10 Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado.

Salmos 103:8-17 Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo. El hombre, como la hierba son sus días; Florece como la flor del campo, Que pasó el viento por ella, y pereció, Y su lugar no la conocerá más. 
Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos;

La Solución es volvernos al Dios de sabiduría, rendir nuestras vidas al Rey de la creación y pedirle a nuestro Papá por ayuda en este momento, porque Él no nos olvida.

Filipenses 4:6-7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

La solución a nuestro estrés, a nuestra aflicción, en esta o en cualquier prueba no viene por terapistas, por sicólogos, psico-fármacos… viene de Dios.

Y su paz que SOBREPASA, no mí o tú, sino todo entendimiento nos guardará nuestras mentes. Dejemos a Dios obrar un milagro en el mundo. Pidámosle.
Cristianos, enseñémosle al mundo que Nuestro Dios es un poderoso gigante que nos ama.

Nos Vemos Pronto

COVID19 nos lo advirtieron hace más de 2000 años.

Cada vez que hay un suceso grande, hay quienes tratan de explicarlo por un sistema de creencias, ya sea místicas o sistemáticas.
Ya salieron quienes dijeron que el virus fue predicho por Nostradamus; o quienes aseveran que es un arma biológica contenida en un laboratorio de China.

Sea cual sea el origen, desde antes que se supiese que había organismos “invisibles” aún más pequeños que una célula, hubo alguien quien acertadamente nos contó la cronología de los sucesos que sucederían en el futuro.

No, no es el reportero del tiempo. (que muy a menudo se equivoca) Estamos hablando de un tipo de “periódico del mañana” que no se ha equivocado hasta la fecha.

Este “periódico” del futuro, se atrevió a predecir:
Que un país destruido por el imperio romano, cuyos habitantes fueron echados de ese territorio, sus monumentos culturales pulverizados, sus ritos sociales obliterados y su tierra convertida en desierto y ocupada por otras etnias por 1900 años; iba a resurgir como 1- País, 2- Pueblo con identidad cultural propia 3- Iba a perdurar y jugar un papel importantísimo en el panorama mundial.
Un país quebrado no puede ser potencia. La Profecía no solo hablaba de que aparecería de nuevo, sino que vencería a sus vecinos y que “reverdecería”, algo que podemos ver, pues ya no es desierto sino uno de los más importantes exportadores de fruta. Un país del primer mundo, el pequeño Israel. Si lees toda la biblia verás que, a través de sus páginas, Dios se refiere a él como la “higuera”

Refiriéndose a sus 3 años en la casa de Israel, nuestro Señor Jesús nos dijo:
Lucas 13:6-7Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?

La Higuera fue cortada por 1900 años, pero fue el mismo Señor Jesús quien nos dijo que lo imposible pasaría:
Mateo 24:32-33 “De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.”

Es este Periódico del mañana, la Biblia, el que nos dice que para este tiempo de Mateo 24, el cual el Señor creador le llama “tiempo cercano al fin”, habrá pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares. Si Dios no hubiera querido que supiéramos las señales hubiera venido antes que los satélites nos dejaran ver el globo terrestre.
Sabemos que en muchos lugares hay terremotos, como hubo en Croacia hace unos días. Sabemos que hay hambre en África, y que la plaga de langostas traerá más en estos días, y más patentemente podemos ver los efectos del coronavirus alrededor nuestro, donde sea que vayamos.

Mateo 24:5-8 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. y Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.

Esto es el principio, confiaremos en el hombre para sobrellevar esta prueba, o clamaremos a quien diseñó y creo al virus y al hombre por ayuda?

Tu decisión
Nos vemos pronto.

Coronavirus, COVID19 y la Biblia

Desde ya les aviso que este será un post inusual, antes no he utilizado esta plataforma para esparcir noticias médicas, pero viendo nuestra situación es necesario utilizar todo lo que tenemos a nuestro alcance para esparcir la verdad acerca del coronavirus SARS-CoV-2 y la realidad sobre nuestra situación humana.

Puede ser que este Post sea largo.

Hay muchos rumores falsos acerca de este virus.
Y aquí un resumen de las mentiras:
– NO es un arma biológica desatada por ningún grupo.
– NO es un virus apocalíptico.
– NO fue predicho por Nostradamus (aunque quien hizo la rima sí se tardó bastante)
– NO es una forma de darle honor a Satanás (hay quienes dicen en círculos religiosos, que Corona y virus es lo mismo que decir coronado Satanás)
– NO se ha asociado ningún efecto adverso del Ibuprofeno, y el COVID-19 hasta el momento.
– NO traspasa la piel.
– NO “anda volando” el virus.
– NO es una enfermedad solo de ancianos mayores. (se creyó así en el principio, ahora ya no es el caso)

Lo que se sabe y sí es cierto:
– Sí tuvo un inicio en la región de Wuhan, China
– Sí se trasmite de persona a persona por tos o estornudos (secreciones de la boca y nariz)
– Sí puede vivir en superficies contaminadas por un tiempo prolongado. (en ocasiones hasta 9 días)
– Sí puede evitarse. Lavado de manos, evitar tocarse la cara, alcohol gel.
– Sí se puede disminuir la transmisión, practicando el distanciamiento social, aislados en casa, limpiando las superficies constantemente, comiendo alimentos que han sido cocinados, etc.
– Sí funcionan las mascarillas. De tela o desechables, aunque son mejor las desechables.
– Sí puede tener repercusiones serias para niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

Mucho se ha dicho de la palabra pandemia. Hollywood, el sensacionalismo y otras fuentes han creado en nuestra mente la ilusión que “pandemia” es sinónimo de malo. Algo parecido a lo que sucede a la palabra “apocalipsis” viene de dos palabras en griego:
1- Apo: Des
2- Kaluptein: Cubrir

Apocalipsis es “descubrir, revelar” en otras palabras revelarnos el secreto de los eventos futuros.

Pandemia, viene de dos palabras en griego:
1- Pan: todos
2- Demos: Pueblo
Significa literalmente: de todo el pueblo. Una enfermedad pandémica, entonces es una que afecta a todos. El VIH es otro ejemplo pandémico, afecta al mundo.

Qué tiene que ver todo esto con la Biblia?

Lo platicaremos en el siguiente post, sin embargo, les dejo el trozo de escritura del que estaremos hablando:

Mateo 24:5-8 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.

Nos vemos pronto

Hoy -Vs- Mañana

La vida es dura. Esa ha sido una de las verdades que me compartieron desde joven. Pero en el entorno de la escuela, del sistema casi-perfecto de: “estudia y pasas; esfuérzate y logras”, la realidad de: La Vida es dura no tenía gran sentido.

Años después, hoy, esta verdad está por todos lados. Yo podría añadir: La vida es dura e injusta. Personas que “no son tan malas” terminan mal y quienes “no son  nada buenos, terminan bien”
Quienes engañan y roban y mienten, prosperan; mientras que quienes son honestos, son tratados como bobos y no se “superan”.

La vida es dura e injusta. Puedo entender al 100% el porqué las enfermedades de salud mental están en ascenso. Solo en Estados Unidos, el 18% de la población (300 millones) dice tener algún grado de Ansiedad y la organización mundial de la salud dice que 300 millones de personas alrededor del mundo sufren de Depresión clínica.

Para todos aquellos que viven para el Hoy, para la vida natural, para aquellos que el fin de sus días es una tumba oscura sin mas: Les entiendo. La vida es dura, es injusta y además es sin esperanza alguna.

Pero esa no es la Verdad. Esa no es la Realidad.

En este mundo hay muchísimas voces que promueven lo anterior. “La vida es hoy, no hay mañana” Peor aún hay quienes dicen “No hay nada después de la muerte, no hay Dios, no hay paraíso, no hay castigo… solo existimos nosotros ahora.

Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.”

El Creador Nos ha dicho mediante su palabra que si hay esperanza. Que la vida si tiene sentido y que lo que vivimos ahora, no es absolutamente nada comparado a lo que experimentaremos cuando lleguemos frente a Él, y seamos invitados a vivir en Su casa, el Paraíso.

Si esto es cierto, toda adversidad es aguantable. Toda ansiedad depresión, por grande que sea es superable. Toda prueba se acaba y todo dolor se calma.

Tenemos salida!
El mundo no se acaba con el cambio climático.
Tenemos esperanza!
Lo que vemos, el gobierno en el que vivimos, el estatus socieconomico o el estado de salud en el que vivimos, no es lo único que existe.

Ahora, Existe un pequeño detalle.

Para aquellos sin Cristo: Lo que vemos, lo que vivimos, lo que sufrimos; Sí es el único paraíso que ellos van a gozar.

Para quienes le conocemos, quienes le hemos recibido como Señor, único y suficiente dador de salvación, esto que vivimos es lo peor que vamos a experimentar.

La Clave es vivir el Hoy, como si ya fuera “el Mañana glorioso” en el que ya vivimos con Él.

Si vivimos con los ojos puestos en la meta espiritual, que es el Reino de Dios. Si vivimos para Él, bajo sus estatutos; sabiendo que al final no hay muerte sino solo un cambio de domicilio, entonces tu vida será diferente.

Comencemos el año 2020 recordando:

1 Juan 5:12 “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”

Si le tenemos a Él, tenemos todo.

Nos Vemos Pronto

El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús 2.

Como dijéramos, Dios no quebranta su palabra.
Él dijo en Génesis 1:27 al 28, que el hombre sería el señor y juez de la creación. La creación fue contaminada por el pecado del hombre, por lo tanto no había como redimir la creación a menos que fuera por un hombre.
El único problema es que todos los hombres que descendían de la simiente del primer varón: Adán, también adquirían la naturaleza pecaminosa de Adán.

Las Palabras de Jesús en el Sermón del monte, eran por ello tan grandes y radicales.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Jesús, es el único 100% hombre y 100% Dios, único capaz de cumplir toda la ley de Dios al pie de la letra y no pecar jamás. Siendo el el único capaz de redimir la creación sin transgredir su palabra. Puesto que era el hombre -señor de la creación de Dios- el que había introducido el pecado al mundo.

Romanos 5:12   “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

También fue un hombre, el que vino a redimir su creación.

Romanos 5:15   “Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.”

Era el único que podía ofrecernos lo que ya habíamos perdido en Edén: Vida Eterna.
Recuerdas que Dios no quebranta su palabra? Nosotros ya habíamos incurrido en una falta, una tan grande que nos alejaba para siempre de Dios: Pecado.

Genesis 2:16-17 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Habiendo caído en la deuda de muerte eterna que trae el pecado, sólo Él podía darnos vida, al pagar por nosotros nuestra deuda. Piénsalo, no hay otro ser que sea eterno. Nadie! Nadie es, sino por medio de Él.

Romanos 6:23
 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

La Autoridad de Jesús en el Sermón del monte es decir, que Él es Dios, y venía con una misión, la de redimir su creación y reconciliar consigo mismo a su creación por su amor hacia nosotros.
Vino para cumplir toda su ley, para poder tomar las riendas de su creación y ser: Rey y Señor de la creación como hombre, Rey de los cielos y Rey de tu vida.
Por qué tanto esfuerzo? Pues versículo 18 de mateo 5, lo dice: Dios no puede quebrantar su palabra/ley pues es eterna.

Nos Vemos pronto

 

El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús.

Si revisas el blog; creo, sin temor a equivocarme,  que no he escrito mucho sobre los evangelios. No ha sido a propósito, pero ahora que he tenido el tiempo de hacerlo, podría parecerlo. Es que cada párrafo-oración-palabra de Jesús está llena de tanta enseñanza, que tratar de sintetizar su contenido e implicaciones eternas a un simple escrito de 500 palabras es un tanto desvirtuante a las palabras de Dios mismo.

Cómo dijéramos antes, el discurso conocido como el Sermón del monte aunque hoy muy comentado, predicado y conocido por el mundo occidental, fue la primera vez que Jesús abiertamente dijera este conjunto de principios que seguramente escandalizaron a la religión establecida de la época.

Ya nos había hablado de los valores prioritarios del Reino de los Cielos, los cuales parecen contrarios a cualquier cosa que el mundo enseña. Luego nos dijo cuál es nuestra identidad y nuestro papel aquí en la tierra, hoy Jesús, va a venir a decirnos el porqué de su venida.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Lo que se creía en los círculos judíos era que el Mesías Rey sería un líder político que sacaría a Israel de la opresión romana y los llevaría a una época parecida a la que se vivió durante el reinado del rey David. Su mente estaba condicionada a creer que el Mesías reinaría sobre la tierra prometida, de esto no se escapaba ninguno, ni siquiera los apóstoles. Así que, declaraciones como: “he venido para cumplir toda la ley” eran realmente preocupantes.

Probablemente has escuchado la famosa aseveración de “Jesús o era un mentiroso, o estaba loco o decía la verdad” Quien acuñó esta frase, no estaba equivocado. Las implicaciones que estas aseveraciones conllevan son demasiado grandes como para que alguien las diga a la ligera, sin saber lo que dice.

Dios nunca ha incumplido su palabra. No está en su naturaleza, ni lo hará nunca.

Numeros 23:19 “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”

Qué significa esto? Bueno que no había forma alguna de redimir a su creación sin que Cristo viniera a esta tierra. Préstame atención por un momento, puesto que esto es un poco complejo.

Dios, al momento de crearnos declaró (habló, su palabra) que el hombre sería el señor y juez de la creación.

Genesis 1:27-28 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Continua en la Segunda Parte: AQUI, PARTE 2