El Sermón del Monte y la Autoridad de Jesús.

Si revisas el blog; creo, sin temor a equivocarme,  que no he escrito mucho sobre los evangelios. No ha sido a propósito, pero ahora que he tenido el tiempo de hacerlo, podría parecerlo. Es que cada párrafo-oración-palabra de Jesús está llena de tanta enseñanza, que tratar de sintetizar su contenido e implicaciones eternas a un simple escrito de 500 palabras es un tanto desvirtuante a las palabras de Dios mismo.

Cómo dijéramos antes, el discurso conocido como el Sermón del monte aunque hoy muy comentado, predicado y conocido por el mundo occidental, fue la primera vez que Jesús abiertamente dijera este conjunto de principios que seguramente escandalizaron a la religión establecida de la época.

Ya nos había hablado de los valores prioritarios del Reino de los Cielos, los cuales parecen contrarios a cualquier cosa que el mundo enseña. Luego nos dijo cuál es nuestra identidad y nuestro papel aquí en la tierra, hoy Jesús, va a venir a decirnos el porqué de su venida.

Mateo 5:17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo, que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Lo que se creía en los círculos judíos era que el Mesías Rey sería un líder político que sacaría a Israel de la opresión romana y los llevaría a una época parecida a la que se vivió durante el reinado del rey David. Su mente estaba condicionada a creer que el Mesías reinaría sobre la tierra prometida, de esto no se escapaba ninguno, ni siquiera los apóstoles. Así que, declaraciones como: “he venido para cumplir toda la ley” eran realmente preocupantes.

Probablemente has escuchado la famosa aseveración de “Jesús o era un mentiroso, o estaba loco o decía la verdad” Quien acuñó esta frase, no estaba equivocado. Las implicaciones que estas aseveraciones conllevan son demasiado grandes como para que alguien las diga a la ligera, sin saber lo que dice.

Dios nunca ha incumplido su palabra. No está en su naturaleza, ni lo hará nunca.

Numeros 23:19 “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”

Qué significa esto? Bueno que no había forma alguna de redimir a su creación sin que Cristo viniera a esta tierra. Préstame atención por un momento, puesto que esto es un poco complejo.

Dios, al momento de crearnos declaró (habló, su palabra) que el hombre sería el señor y juez de la creación.

Genesis 1:27-28 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Continua en la Segunda Parte: AQUI, PARTE 2

El Fin del Mundo V

En su respuesta a la pregunta sobre el Fin, Jesús termina diciéndonos lo siguiente:

Mateo 24:32-35   De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.  De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.  El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Como dijeramos antes, Israel es la Higuera a través de la Biblia. Desde el 70 despues de Cristo hasta antes de 1947 no existía Israel. El Estado de Israel de manera milagrosa renació como país 1877 años despues de su extinción por mano de los romanos. Estados Unidos tiene 241 años, imagínate que de la nada un país antiguo, extinto; reaparece, con reconocimiento global, moneda, ejército… sería un milagro.

Debemos entender que, el reaparecimeinto de Israel significa que estamos encaminados hacia el tiempo del fin.

Matt. 24:36-42   Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.  Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.  Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,  y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.  Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.  Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.  Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

Lo que dedemos recalcar los que creemos en su palabra: El Día y la Hora nadie la sabe!

Cualquier persona que diga saberlo: miente.

No es de Dios.
Me gustaría también que notaramos que nos Encaminamos también a “como en los días de Noé” momento que la Biblia describe como:

Genesis 6:5 “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.”

Nos acercamos al momento del desborde de la maldad, un mundo que conoce algun tipo de freno, solamente por aquellos que siguen a Jesus, por su Iglesia… pero acto seguido antes que todo esto acontezca: La Iglesia va a ser arrebatada; quitada, uno dejado y el otro tomado.

Como resumen, si queremos conocer la cronología de los tiempos es así:
1- La re-aparición de Israel como Estado
2- Será como los Días de Noé y Lot
3- Falsos “mesias”/ “cristos”
4- Guerras y Rumores de guerras (ya hubo guerras, y ahora con las noticias hay mucha mas especulación de si habra o no guerra) Nación contra Nación y Reino contra Reino; Guerra a Gran escala (Guerras Mundiales) Que desencadenan Pestes, hambre.
5- Terremotos
6- Terror (Lucas 21:11)
7- Arrebatamiento, (1 Tesaloniscenses 4:17) El uno tomado, el otro dejado
8- La Tribulacion y la Gran Tribulacion
9- La Segunda Venida de Cristo

Nos Vemos Pronto.

Adonde se dirige tu mirada?

Has visto por casualidad, en las redes sociales o en cualquier otro sitio, frases como: “ya no quiero vivir en este planeta” o la famosa de: “la fe en la humanidad ha sido restaurada”?
Dos frases que aunque satirizadas, nos demuestran que e nuestra carnalidad, en nuestra humanidad; hemos puesto nuestros ojos en nuestros semejantes, en las cosas de la tierra, en lo físico.

Siguiendo en nuestra travesía a través de 2 de Corintios, vemos un episodio similar y esto no en personas que no conocen a Cristo, sino dentro de la congregación de Corinto, miremos.

2 Corintios. 1:15-22 “Con esta confianza quise ir primero a vosotros, para que tuvieseis una segunda gracia, y por vosotros pasar a Macedonia, y desde Macedonia venir otra vez a vosotros, y ser encaminado por vosotros a Judea. Así que, al proponerme esto, ¿usé quizá de ligereza? ¿O lo que pienso hacer, lo pienso según la carne, para que haya en mí Sí y No? Mas, como Dios es fiel, nuestra palabra a vosotros no es Sí y No. Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que entre vosotros ha sido predicado por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no ha sido Sí y No; mas ha sido Sí en él; porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios. Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.”

En este trozo vemos eso exactamente, a la congregación criticando a Pablo por sus viajes y decisiones. Sin embargo nuestra mira no debe estar puesta en nuestro líder de grupo pequeño o nuestro pastor de la Iglesia, nuestra vista debe estar puesta en Dios. La seguridad de la promesa no reside en nuestra denominación religiosa, en la iglesia o grupo al que asistimos; nuestra seguridad reside en Dios y su Hijo Jesús, el Cristo.
El mensaje que la contiene no son los libros o las predicaciones que los hombres hace, sino Su Palabra, las Escrituras, la Biblia.

Pablo en el trozo anterior, reconoce su humanidad y nos pone en la perspectiva correcta, nos dice que el único que no fluctúa es Dios, es el único Sí eterno y amén por siempre. Su fidelidad a su palabra y a sus promesas es eterna.

Salmos 117:2 “Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia, Y la fidelidad de Jehová es para siempre. Aleluya.”

Es en Él y por Él que estamos seguros de la Salvación:

Hebreos 6:19-20 “para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.”

La seguridad es tal, que Él ya nos hace en el cielo:

Efesios 2:4-6 “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, “

Las promesas son claras, Dios es inmutable… La única pregunta es en quien has puesto tu mirada? En quien confías?

Nos Vemos Pronto.

Su Palabra es Ley V

Si lees el nuevo testamento encontraras la mención de la Palabra “sueños” 15 veces. Si los estudias, te darás cuenta, que 11 se dan antes que nuestro Señor Jesús regrese al cielo y que con Pentecostés el período de la Iglesia inicie.
De estos 11, 5 hablan de tener sueño y no de revelaciones por medio de estos. Los últimos 6 son las revelaciones a José el carpintero, en cuanto al plan de Dios respecto a su Hijo. Una vez más Jose: un varón Judío.

De los 4 versículos que siguen posterior a su ascensión, 2 hablan de Eutico, un joven que se cae por estar con sueño, el tercero es la exhortación de Pablo para que estemos prestos y listos para no tener la Salvación que Dios nos ha dado, por gusto.

El cuarto versículo esta en Hechos 2. En contexto de Pentecostés y como muchas Judíos de diferentes partes del mundo con lenguajes distintos oían la predicación de los Apóstoles en su lenguaje natal (de hacer hincapié que no eran lenguajes angélicos)

Hechos 2:17 “Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;”

Una clara cita de Joel 2:8. Está diciendo que el Día del Señor está aquí? No está diciendo que la Promesa de Cristo de enviar el consolador, El Espíritu Santo ha llegado, que a través de este espíritu, el que invoque el nombre del Señor será salvo.

Hechos 2:21 “Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

Te recomiendo que leas el capítulo completo, para que tengas una idea clara y mas completa de lo que la Palabra de Dios dice al respecto.

“Profecía” y “Dios puso en mi corazón” También son términos muy comúnmente utilizados por estos movimientos que tratan de traer los milagros, las declaraciones privadas de Dios hacia una persona y los favoritismos de Dios hacia un grupo.

La Biblia claramente dice que la profecía completa de Dios está contenida en su Palabra y que esta viene de Él, el mensaje e interpretación de ella le pertenecen y que ningún humano tiene un mayor conocimiento que otro por una revelación a parte.

2 Pedro 1:18-21 “Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

En cuanto a “Dios puso en mi Corazón”, la única mención de tal suceso es en el Antiguo Testamento en Nehemias.

Nehemías. 7:5 “Entonces puso Dios en mi corazón que reuniese a los nobles y oficiales y al pueblo, para que fuesen empadronados según sus genealogías. Y hallé el libro de la genealogía de los que habían subido antes, y encontré en él escrito así”

Es curioso como se utiliza hoy y como lo expone Nehemías. Ahora “Dios pone en el corazón” para dar “profecía” un mensaje de Dios especifico para una persona revelado a otra. O el hacer una buena acción.
En el tiempo de Nehemías, Dios puso en su corazón el hacer Su Obra. Si lees el libro de Nehemías, veras que los que empadronó, eran los que iban a restablecer la ciudad de Jerusalén, para que hubiese ciudad, templo y demás para poder cumplir las profecías acerca del Mesías. Ahora quien nos pone en el Corazón la Voluntad de Dios, es su Palabra. Ella nos instruye para hacer la Obra de Dios.

2 Timoteo 3:16-17 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Nos Vemos Pronto

SU Palabra es Ley IV

Hebreos 1:1-2 “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”

Dios ha establecido su trato con nosotros a través del tiempo. Lo ha dejado patente en su Palabra. Sabiendo esto hoy si podemos preguntarnos y esto que tiene que ver con los sueños, con las profecías, con “Dios ha puesto en mi corazón”

En el Primer post de esta serie, dijimos que si buscamos la palabra sueños, la encontraremos 118 veces en el Antiguo Testamento y solamente 15 veces en en Nuevo Testamento. Así como la promesa del Sábado (Sabbath) era 100% entre Dios y el pueblo de Israel, los milagros y entre estos los sueños estaban reservados para el pueblo de Israel.

Uno de los versículos más mencionados (y sacados fuera de contexto) por movimientos actuales que promueven los sueños es:

Joel 2:28-31 “Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros viejos soñarán sueños, y vuestros mancebos verán visiones.
Y aun también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El sol se tornará en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová”

Si lees el capitulo/Libro completo, verás que el contexto se refiere al pueblo de Israel. Es una profecía del futuro de Israel, momentos antes del día de la Segunda venida del Señor (momento en el que el tiempo de la Iglesia ha terminado, el rapto ha sucedido y Dios renueva su trato con Israel reavivando el remanente de israel). Día que en la Biblia se le llama: Aquel día, el día grande y espantoso de Jehová y la segunda venida.
Fíjate que también hace mención de “derramaré mi Espíritu en aquellos días” que es también una de las características que tenía el trato de Dios con el pueblo judío, previo a la primera venida de nuestro Señor. (El espíritu descendía al tabernáculo y luego subía de regreso, o el espíritu descendía al corazón del pueblo, pero luego se iba)

El día de hoy no nos encontramos en los momentos previos al Día del Señor, si bien estamos cerca, faltan profecías por cumplirse, el rapto, el aislamiento de Israel, el Anticristo…etc. No nos encontramos en el momento que el versículo describe. Además en nuestra dispensación Dios nos ha prometido que si creemos en su hijo Jesucristo, el Espíritu Santo estará en nosotros desde el momento que le recibimos hasta que lleguemos a la vida Eterna, como una garantía!

Efesios 1:13 “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,”

Joel 2:8 es el versículo mas prominente del Antiguo Testamento acerca de los sueños. Sin embargo, este no esclarece los 15 que se encuentran en el Nuevo testamento, esos los estaremos viendo en el Siguiente Post.

Nos Vemos Pronto

 

Su Palabra es Ley III

Como vimos anteriormente, Dios mismo se somete completamente a su ley, ha limitado nuestro trato con él a su Palabra y ha establecido como llevar a cabo ese trato según su voluntad.

Anteriormente la comunicación con Dios debía hacerse a través de un sacerdote, quien era el que consultaba a Dios, recibía la bendición y luego transfería el mensaje y la bendición al pueblo.

Levítico 6:7 “Y el sacerdote hará expiación por él delante de Jehová, y obtendrá perdón de cualquiera de todas las cosas en que suele ofender.”

Sin embargo ahora, luego del sacrificio de nuestro Señor en la cruz, Él nos ha constituido Reyes y sacerdotes a nosotros, los que creemos en Él.

1 Pedro 2:9-10 “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.”

Dios nos ha hablado de muchas manera, para llamar nuestra atención. Él ha establecido las maneras de tratar con el hombre a través del tiempo. 
En nuestro tiempo, el ha establecido que nos aferremos a su Palabra, que es la revelación completa de su Ser y de su Plan para con nosotros.

1 Corintios 1:22-24 “Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.”

En el antiguo testamento (tiempo antes de la Venido de nuestro Señor) podemos ver la historia del pueblo judío. Llena de milagros y de hechos que tomamos como maravillosos. Las diez plagas, la apertura del mar Rojo, invocar fuego del cielo, carruajes de ángeles listos para la batalla, hachas que flotaban, harina que no se escaseaba, bellones que se mantenían secos y tierra mojada alrededor… cierto? Cual es el común denominador? Que quienes presenciaban/a quienes se les hacían estas señales, fue al pueblo Judío.

Desde su inicio, Dios se les aparece como una zarza ardiente que no se consumía (a Moises) hasta su final en la venida de nuestro señor y al principio de la iglesia primitiva (de la que sus primeros integrantes fueron judíos) el trato de ellos con Dios estuvo lleno de milagros.

Desde el inicio de la Iglesia predominantemente gentil, la predicación con denuedo, la exposición de la Palabra de Dios y la expansión de la sabiduría de Dios es lo que predomina. 
Si ves el versículo anterior, esto es lo que Dios establece. Milagros: Judíos, Sabiduría: Gentiles.

Continuaremos esto en el Siguiente Post.

Nos Vemos Pronto

Su Palabra es Ley II

Su Palabra es Ley I
La única forma de pagar la transgresión cometida, era la muerte. El derramamiento de sangre de una criatura inocente. La Ley de Dios se mantenía firme y a través de ese derramamiento, éramos capaces de hacer la Paz con Dios. El problema era que los sacrificios eran insuficientes y tenían que llevarse a cabo vez tras vez tras vez, para poder ser efectivos.

Hebreos 10:11-12 “Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,”

Dios, sin embargo nos amó tanto que nos envío el único sacrificio capaz de borrar nuestros pecados, restablecer la Paz para con Él y asegurarnos la Vida Eterna de una vez y para siempre: A Jesús, su Hijo. El único y soberano Rey de la creación mediante el cual todo fue hecho, el cual a través de su Palabra creó el universo y que sometido a ella nos brindó la eterna paga del pecado, Su muerte. Por su muerte y sacrificio en la cruz, por su resurrección somos capaces de Tener Vida Eterna.

Dios, como vemos se somete a Su Palabra. Es la Ley y si el estuviese sobre ella, significaría; que la Ley, no es ley; que la Ley no es buena; y que de quien proviene no es Dios, pues Dios gobierna.

Si Dios se somete a su Palabra, entonces que significa esto para nosotros? 
Tiene implicaciones inmensas, grandísimas en nuestro trato con Él y en su trato con nosotros. 

1- Podemos tener plena confianza en Sus Promesas!

2 Corintios 1:19-20 “Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que entre vosotros ha sido predicado por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no ha sido Sí y No; mas ha sido Sí en él; porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.”

2- Podemos tener plena confianza en Su Palabra!

Lucas 21:32-33 “De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

3- Podemos tener plena confianza en Él!

Hebreos 4:16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

Si tenemos confianza en Él entonces también tenemos confianza en lo que el nos ha dicho, en lo que Él ha dispuesto referente a la Gracia, a los Dones y a su trato actual con nosotros.

Dios nos ha dejado claro en su Palabra cuales Promesas eran para Israel, cuales para nosotros, cuales están vigentes hoy en día y cuales no.
No confundamos, tergiversemos o “interpretemos” Dejemos que la Palabra de Dios nos hable en su contexto para saber que es lo que Dios quiere decirnos.
Nos Vemos Pronto.