Orgullosamente Orgulloso

Antes, celebrábamos vivir de manera desinteresada, siendo sencillos. Era honorable el ser voluntariamente una buena esposa, un buen esposo, un buen hijo, un buen ciudadano; ir y desinteresadamente luchar contra el nazismo, cuando podrías haberte quedado en casa cómodamente.

Celebrábamos la humildad humana, pues el humano es más, cuando es menos; menos centrado en su propio bienestar, propia felicidad y placer.

Cómo llegué a esta conclusión tan opuesta a nuestra cultura llena de yo? La respuesta es: fuegos artificiales el 4 de Julio.

Un incendio fue iniciado cerca de mi casa. Alguien en su “sabiduría” pensó que iluminar el cielo por segundos, valía la pena para poner en riesgo la casa de muchas familias; no lo hizo cerca de la suya, sino de la de otros.

Luego, después del show de pirotecnia, el lugar desde donde lo presenciamos quedó lleno de basura. Lo interesante fue el comentario que saldría de esto: “La gente no tiene orgullo propio”, refiriéndose a que no se valoran a sí mismos lo suficiente para dejar limpio.

Yo creo que tenemos demasiado. Nos rebalsa el orgullo propio. Nadie recogió su basura porque: “para lo que cobran, de seguro hay alguien que puede hacerlo”, “para qué no ponen más basureros”. Con este tipo de orgullo, nos sentimos por encima de todo y todos.

“Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado.”

Proverbios 21:4

Nuestra cultura del orgullo, (de primero yo, lo que prefiero, lo que soy, lo que siento) nos ha traído aquí, a extinguir la caridad, honestidad y benevolencia.

Fíjate que nos “cuidamos” de no tomar alcohol, de no matar, de no adulterar y fornicar, pero el orgullo…re-léelo… El orgullo es pecado.

Lo hemos llamado orgullo, pero realmente es el egoísmo vestido de magnificencia.

Ya no celebramos a los soldados dando sus vidas por derrotar el nazismo, sino a estrellas del deporte y Hollywood.

Ya no celebramos a las mujeres dando sus vidas para otros en la maternidad, sino más bien a quienes egoístamente matan a los bebés en sus entrañas, para mantener su estado de comodidad.

No celebramos el ayudar económicamente, sino amasar cuánto dinero quepa en el banco.

Ya ni siquiera nos celebramos los unos a los otros, y si lo hacemos, es a aquellos que nos causan un bien, para ver que conseguimos luego.

Los que llamamos a Dios: “Padre” y hemos reconocido que Jesús es el Rey, no podemos seguir viviendo así.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Efesios 2:8–9

El regalo más importante que se nos ha dado: La salvación. Ha venido de Dios. Gratis! Para que nos sea Ridículo-Imposible querernos sentir orgullosos por nuestra santidad fuera de Él.

El reconocer que somos pecadores, que Jesús es el único que puede salvarnos y que somos incapaces de hacerlo por nosotros mismos: Es un acto de humildad. No hay porqué sorprenderse que las iglesias estén vacías de cristianos genuinos y llenos de “cristianos” que se adoran a sí mismos.

La envidia y avaricia han llegado a su nivel más alto, al punto de ni siquiera tener que atacar físicamente a otro para matarlo, sino que se le destruye difamatoriamente y a esto se le llama: táctica para el éxito.

Somos los Mejores humanos que hemos vivido, dice el mundo y tienen razón. Hemos dado rienda suelta a nuestra naturaleza pecaminosa, si no me crees, solo sintoniza las noticias por la mañana.

Para quienes conocemos al Rey Jesús, decimos que le seguimos y hemos sido comprados por su sangre y libertados de este mundo; debemos ser diferentes, porque nuestra naturaleza es diferente.

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”

1 Juan 2:16

Vanagloria, Es gloria que no merecemos, obtenida mediante egoísmo. Examinémonos! Si tenemos los mismos gustos, si actuamos de la misma manera, si utilizamos nuestro tiempo en lo mismo que el mundo lo utiliza; Habremos cambiado?

-Si tiene pico de pato, hace como pato y camina como pato, es? … Pato.-

Nos vemos pronto

El Sermón del monte: práctico.

Todos estos posts del sermón del monte, comenzaron por una reunión en la que se exponía el contexto de un par de los diez mandamientos. El error más grande que podemos cometer es no entender los textos de la Biblia en su contexto histórico, quien los escribe, para quien los escribe, en que momento histórico-espiritual-dispensacional los escribe.

Estos diez, no son los únicos diez Per se. Más bien son un resumen de toda la ley de Moisés y estos diez, a su vez, también se encuentran resumidos en dos:

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Mateo 22:37–39

No me dejes decirlo a mi solamente,

“Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Romanos 13:9

Haz visto esas reglas flujográficas, que dicen: “Si pasa esto, haz tal cosa y si pasa esto otro, procede de esta otra manera”?

Esto es exactamente lo que este resumen de la ley significa, en caso de duda: Estás amando a tu prójimo como a ti mismo con lo que haces?

Si la respuesta es si, adelante! Si la respuesta es no, detente.

“Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”

Mateo 5:22–24

El sermón del monte era un llamado a corregir la “sobre-espiritualidad” vacía de quienes lo oyeron por primera vez.

En su contexto judío hablaba de la presentación de ofrenda, que era para perdón de pecados. Era el rito central del templo judío: tener paz con Dios mediante el sacrificio de un holocausto.

Jesús estaba diciendo: Antes de traer sacrificio “físico”, Lo que cuenta es que cumplas la ley verdaderamente al hacer sacrificio espiritual, haciendo lo correcto; no es por un rito.

Ahora hablando a cristianos del siglo 21, quienes sabemos que la Salvación es por medio del Sacrificio de Cristo en la cruz, qué pues tiene que ver dejar la ofrenda frente al altar?

“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.”

Marcos 11:25

Nuestro momento de sacrificio, no es al llegar a un altar, llevando un cabrito u oveja o cualquier otro.

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.”

Romanos 12:1

En Romanos, se nos ha dicho que nuestro sacrificio, es un sacrificio vivo, nuestro cuerpo el templo del Espíritu Santo y por tanto nuestra vida en general está “frente al altar” siempre. Cada acción una ofrenda, a cada paso: perdonar y pedir perdón. Eso es seguir lo que Dios nos ha enviado.

Hubo una frase famosa en inglés y español que abreviaban wwjd? “Que haría Jesús? “ Lastima que la iglesia en vez de dar la respuesta, la dejó a la Imaginación del mundo o de personas que se llaman cristianos. En vez, la iglesia debe decir: “Yo se lo que haría Jesús: Amar a su prójimo, como ya lo hizo rescatándonos a todos.

Nos vemos pronto.

Nuestro orgullo!

A quien no le encantaría que su nombre fuera reconocido en el medio en el que se desenvuelve? A quién no le gustaría ser el mejor médico, el mejor abogado, el mejor dentista, la mejor enfermera, el mejor coordinador de eventos, el mejor chef, el mejor carpintero? A quién no le gustaría que le reconocieran su trabajo y lo tomarán como uno de los mejores en el mercado?

Desde los tiempos de la Torre de Babel, el deseo del hombre ha sido ” hagámonos un nombre, por si fuésemos esparcidos….” Tenemos esas ganas de sobresalir, dentro de nosotros. El problema radica en querer hacernos un nombre lejos de Dios, evitándole, obviándole, ignorándole.

Pero sí hay motivos correctos por los cuales enorgullecernos, motivos piadosos, motivos acorde a Dios mismo:

2 Corintios 1:12-14 “Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros. Porque no os escribimos otras cosas de las que leéis, o también entendéis; y espero que hasta el fin las entenderéis; como también en parte habéis entendido que somos vuestra gloria, así como también vosotros la nuestra, para el día del Señor Jesús.”

El problema radica cuando nuestro orgullo nos nubla la vista hacia la glorificación del nombre de Dios y nos enfoca a la glorificación de nosotros mismos, ahí es cuando sabemos que ese orgullo, no es bueno… Ni pizca.

Si vemos el pasaje, el orgullo, la gloria de Pablo no se centra en su conocimiento, su preparación, su físico, su carisma; sino más bien en Cristo.
En su carta anterior a los Corintios, es se los había dicho:

1 Corintios 2:2-5 “Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.”

En pocas palabras, nosotros que conocemos a Dios, que tenemos a Cristo en nuestro corazón, si tenemos por que gloriarnos, esto es gloriarnos por Él, por la comisión que nos ha dado y por la capacidad de transmitir su palabra íntegra, sin mancha, sin alteración, sin malas intenciones, sin procurar ganancia deshonesta de ella. Ese es nuestro orgullo; que Dios, aún siendo nosotros totalmente incapaces de transmitir este mensaje tan importante, nos ha dado la responsabilidad inmensa de hacerlo.

Nuestra gloria, proviene de Dios. Es por su autoridad, encargo y fidelidad que la misericordia de Dios y su palabra pueden ser transmitidas a través de nosotros… Es ese privilegio, es ese fruto del que debemos gloriarnos; prácticamente que estamos haciendo lo que deberíamos estar haciendo!

1 Tesaloniscenses 2:19-20 Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo.”

Nuestro Dios, nuestro señor, Nuestro fruto, son nuestro orgullo. Un orgullo eterno otorgados nosotros por Jesús mismo.

Alegrémonos, enorgullezcámonos Dios nos ha encontrado dignos ( a pesar de ser pecadores ) de encargarnos su palabra.

Nos Vemos Pronto.

Entender es cuestión de fe.

069-Contradictions-in-the-BibleUna amiga muy querida me obsequió, no hace mucho, un recordatorio de lo que la vida Cristiana es. Ella me regaló una pluma fuente. No, la pluma per se no me recuerda lo que la vida Cristiana significa; sino el mensaje grabado en ella.

Probervios 9:10-12 “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría , y el conocimiento del Santísimo es la Inteligencia.”

Ahora, porqué digo que la vida cristiana se trata de esto? Simple! Has visto como se afana la gente por “ganar un título universitario? Por llegar a ser alguién respetado y con mucho conocimiento? Cuanto valoramos la inteligencia en nuestros tiempos?
SI ves el versículo anterior podrás ver que todo nuestro pensamiento está errado. La Sabiduría no se adquiere en los monasteries de los monjes tibetanos y la inteligencia no se encuentra guardada en las famosas y modernas bibliotecas de las universidades.
La sabíduria proviene de Dios y el conocerle es el orígen de la Inteligencia.

Las personas que llegan a entender esto, pueden llegar a tener el corazón como el del Salmista, uno que anhela conocer a Dios sobre cualquier otra cosa.

“Salmos 119:27 Hazme entender el camino de tus mandamientos, para entender tus maravillas.”

Cuantas veces has oído, leido o te han dicho que la Biblia contiene contradicciones? Que están ahí a “flor del libro” que nisiquiera hay que buscarlas, que con solo leer el texto se encuentran deficiencias, contradicciones y omisiones? Si tú no lo has oido, puedo decirte yo sí. La moda ahora sitúa a todos aquellos que creen en la veracidad infallible y literal de la Biblia, como gente retrógrada, de un coeficiente intellectual bajo, crédula y “simple” (una palabra que expresa la falta de inteligencia)

Mira lo que dice la Biblia:
Proverbios 14:6 “Busca el escarnecedor la sabiduría y no la halla; Mas al hombre entendido la sabiduría le es fácil.”

Es interesante este pasaje, pues dice el que se burla (escarnecedor) busca Sabiduría y no la halla, mas el entendido, le es fácil hallarla. Fíjate en dos cosas:

1- “los que se burlan” Los que se burlan de la Palabra de Dios, son los que no le encuentran sentido, son los que la menosprecian y deshechan como cuentos y fábulas sin sentido. Ellos son los que no encuentran la Sabiduría.

2- El entendido, no es aquel que ha estudiado muchos años. El Entendido es aquel a quien Dios le ha hecho entender su Palabra, para comprender sus maravillas. Exactamente lo que el Salmista estaba pidiendo!

Es triste ver sin embargo como muchos estudiosos de distintas ramas de la ciencia, simplemente no pueden (ni quieren) ver la verdad. Para ellos es mas tolerable vivir sin Dios, que vivir bajo sus estándares. Que error tan grave.

Como dijeramos antes el Salmista y todo aquel que pide le pide al Señor que le enseñe su Palabra, verá el poder de Dios plasmado en la Biblia, no contradicciones.

Santiago 1:5 ” Y si alguno de vosotros tiene falta de Sabiduría, pídala a Dios, el cual la da abundantemente y sin reproche, y le será dada.”

El temor a Jehová, conocerle a través de su Palabra y obedecerle, nos llevará a corregir nuestro camino.

Con quienes estás? Con los que se burlan, con los que estudian y estudian o con aquellos que permiten que Dios les enseñe su verdad?

Nos vemos Pronto

Quebrantada esta mi alma…

Romper, deshacer, machacar, forzar. O como adjetivo: dolorido, separado con violencia. Esas son las definiciones que el diccionario de la Real academia de la Lengua Española, le dan a la palabra quebrantado. Tú y yo no la ocupamos a diario. Ha perdido su significado en nuestro diario vivir y es tal vez por eso que el versículo 20 del Salmo 119 no alcanzamos a entender a cabalidad lo que nos está diciendo.

Salmos 119:20 “Quebrantada está mi alma de desear tus juicios en todo tiempo.”

La Palabra de Dios es impresionante; cada palabra en ella contenida está ahí con un propósito específico. Mira lo que dice el Salmista: su esencia, su yo, su alma desea inmensamente los juicios de Dios, Su Palabra. No solo leerlos y estudiarlos, sino cumplirlos. Los desea para él, para su vida y el faltar a ellos quebranta su Alma.

Quebrantada está mi Alma:

Es exactamente como dijera Pablo:
Romanos 7:14-19  “Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. “

En el mismo contexto:

Romanos 7-22-24 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?”

Es una constante lucha. Nuestra carne incitándonos a hacer lo que no queremos hacer. Un buen amigo dice que “No hay una persona más miserable en este planeta; que un Cristiano mundano.” Y es totalmente cierto

En Gálatas el Espíritu santo nos dice:
Gálatas 5:17 “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”

No es que el Salmista sea mundano, pero No sería frustrante desear algo con todas tus fuerzas y no poder hacerlo? El deseo del escritor de Salmos 119 era el correcto y su compromiso completo.

En todo Tiempo.

A veces cometemos el error de pensar de manera finita y olvidarnos por completo de la eternidad.
Este anhelo de conocer y cumplir la Palabra de Dios lo podremos cumplir finalmente en el cielo, en la Vida Eterna que Cristo le ha prometido a los que creen en él.

Jesús, nuestro Rey nos aseguró que su Palabra existirá en la eternidad, por eso es la Palabra profética más segura!

Mateo 24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Nos Vemos Pronto

Desviarnos, no debería ser una opción: Meditemos!

Meditar… es una palabra que en el diario vivir no utilizamos mucho y creo que eso pasa, pues vivimos en una época en la que todo va rápido. La información es para verla una vez y luego vemos la siguiente, y la siguiente. El bombardeo es constante, las distracciones muchas y en qué tener ocupada la mente sobra.

No solo para aquellos que tienen acceso a un aparato electrónico. La vida misma está llena. Eventos, malas y buenas noticias, problemas y demás. Todo pasa tan rápido que es raro que nos detengamos y “meditemos”, que repasemos sucedido, que le “demos vueltas a un mismo asunto”.

No te parece que si algo vale la pena, Bien deberíamos enfocar nuestro tiempo en esto?

En lo que llevamos del Salmo 119, se nos ha planteado justamente esto: Si vale la pena nuestra relación con Dios, entonces vale la pena invertir tiempo y esfuerzo en ella.

5- Invertir tiempo en Meditar su Palabra

Salmos 119:15  En tus mandamientos meditaré; Consideraré tus caminos.

No creo que pueda haber una afirmación más clara.

Salmos 1:1-3  “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores,  Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.”

Es imposible que siquiera tomemos en cuenta a Dios de la manera correcta si no conocemos su Palabra. Es allí el único lugar en donde el mismo Dios se nos revela y nos revela su plan de salvación! Allí es el único lugar donde encontramos su eterna misericordia para con nosotros! Es el único texto que nos dice de manera simple: Jesús es el Rey, el Hijo de Dios; quién vino a morir por nosotros en la Cruz, para que podamos tener acceso a la Vida Eterna junto a él.

Si no conoces esto; Cómo puedes decir que le conoces? Sin conocer su Palabra, no podemos considerar sus caminos por el simple hecho que no los conocemos. Como podemos entonces compartir su Evangelio, si es este Evangelio, estas buenas noticias las que no conocemos?

Por eso hay que tomar una decisión: Meditar; para compartir, para permanecer en él, para tener comunión con él.

Gracias Dios por Jesús y su Sacrificio por nosotros!

Nos Vemos Pronto

Desviarnos, no debería ser una opción: Alegrémonos!

No hay satisfacción más grande que amar lo que uno hace. No por gusto alguien dijo: Si trabajas en lo que realmente amas, no debes trabajar ningún día de tu vida. Piénsalo! Pero no solo eso lo que nos gusta tiene un valor para nosotros y usualmente es uno alto. Si te gusta el futbol, estoy seguro que estás dispuesto a pagar los precios altos de las entradas y de los artículos deportivos que ostentan el logo de tu equipo.

Es que donde está puesto nuestro corazón, ahí están puestas nuestras prioridades!
Recuerdas que el Salmista dijo: “Con todo mi corazón te he buscado”? No lo dijo a la ligera. Y esto puedo asegurártelo por el versículo que viene.

4-      No nos desviamos porque priorizamos su Palabra y nos alegramos en ella

Salmos 119:14  Me he gozado en el camino de tus testimonios Más que de toda riqueza.

La disposición de su corazón realmente estaba 100% enfocada en la Palabra de Dios; en conocerla, en aprenderla, en predicarla y ahora en disfrutarla.
Es lógico no crees? Si alguien no quiere tener una relación personal con Jesús nuestro Rey tampoco ha de querer ir al cielo. Por qué digo esto? Porque el paraíso es su casa y el punto de pasar una eternidad en el cielo es estar junto a él.  

Fíjate que Jesús nos dice:

Juan 14:6-7  “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.”

Curioso es que él no se describe a si mismo sólo como El Camino (no los caminos o uno de los caminos) a Dios sino que también como la puerta:

Juan 10:9-10  “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

Qué quiero decir con esto?
Que si no nos gozamos con la compañía, si no buscamos su presencia; entonces no hemos entendido el mensaje de la Salvación. No es solo terminar la carrera y listo, Salvo; sino que es querer ser Salvo para estar con él.

El Salmista termina priorizando su relación con Jesús más que con cualquier otra cosa.

Marcos 10:24  “Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!”

Si tu prioridad es Cristo entonces estás enfocado, si tu confianza está puesta en él y sólo en el, entonces vas por el Camino correcto.

Salmos 1:2-3  Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae;  Y todo lo que hace, prosperará.

Nos Vemos Pronto