Pandemia, plaga

Un solo microorganismo paró al mundo en el 2020. Así leerán los libros de historia en unos años. Habrá quienes no crean que la magnitud de este problema fue tan grande, puede que piensen que en el 2020 éramos primitivos y que no supimos abordar efectivamente la enfermedad, puede que piensen que fue propaganda. Nosotros sabemos que el Coronavirus es real.

Coronavirus COVID-19

¿Qué va a suceder luego que todo esto pase? Ya tenemos a quienes han dejado a la religión antigua de lado y han jurado que solo creerán en la ciencia. En el sofisticado humano del siglo XXI. Ya hay quienes se han burlado de los que creen en Dios, llamándoles simplistas, tontos.

Me recuerdan a los egipcios.

Éxodo 7:10-12 Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra.  Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos.

Sabios, Hechiceros, Magos son algunos nombres que las escrituras le dan a aquellos entendidos en las ciencias. Lo que ahora llamamos: científicos. Hay que recordar que la Biblia fue escrita y finalizada antes que todas nuestras definiciones modernas, por eso no encontraremos el nombre científico entre sus páginas.
¡Hubo plagas! ¿Qué hizo entonces el hombre? Confiar que el hombre podía solucionarlas, avocarse a los científicos de la época… el resultado: muerte.

Jeremías 17:5-6 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

Eso hemos hecho con nuestra pandemia del siglo 21. En vez de hincarnos y orarle al Dios creador del universo, le hemos pedido a nuestros sabios, magos y hechiceros, para que podamos salir de esta sin ayuda. Quejándonos de “que, si hubiera un Dios, este nos ha abandonado, nos ha desamparado o no quiere ayudarnos”
Todo lo contrario: Las plagas de Egipto, así como el Coronavirus son una oportunidad única. Es Dios interviniendo en el panorama mundial, cambiando la historia, modificando nuestro rumbo de manera global al unísono, sonando su alerta: El día grande y terrible de Jehová se acerca y hay muchos que no están del lado correcto de la historia.
El fin del mundo se acerca y sin Cristo en tu corazón, estas constituido enemigo de Dios y sufrirás su ira.

El Coronavirus nos da una oportunidad única: que tomemos la decisión correcta de poner nuestra confianza en Jehová. No podemos hacer nada, sin embargo, lo mejor que podemos hacer es cambiar nuestro corazón y cambiar la confianza en el hombre, por la confianza en Dios.

Jeremías 17:7-8 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Nos Vemos Pronto

Hoy -Vs- Mañana

La vida es dura. Esa ha sido una de las verdades que me compartieron desde joven. Pero en el entorno de la escuela, del sistema casi-perfecto de: “estudia y pasas; esfuérzate y logras”, la realidad de: La Vida es dura no tenía gran sentido.

Años después, hoy, esta verdad está por todos lados. Yo podría añadir: La vida es dura e injusta. Personas que “no son tan malas” terminan mal y quienes “no son  nada buenos, terminan bien”
Quienes engañan y roban y mienten, prosperan; mientras que quienes son honestos, son tratados como bobos y no se “superan”.

La vida es dura e injusta. Puedo entender al 100% el porqué las enfermedades de salud mental están en ascenso. Solo en Estados Unidos, el 18% de la población (300 millones) dice tener algún grado de Ansiedad y la organización mundial de la salud dice que 300 millones de personas alrededor del mundo sufren de Depresión clínica.

Para todos aquellos que viven para el Hoy, para la vida natural, para aquellos que el fin de sus días es una tumba oscura sin mas: Les entiendo. La vida es dura, es injusta y además es sin esperanza alguna.

Pero esa no es la Verdad. Esa no es la Realidad.

En este mundo hay muchísimas voces que promueven lo anterior. “La vida es hoy, no hay mañana” Peor aún hay quienes dicen “No hay nada después de la muerte, no hay Dios, no hay paraíso, no hay castigo… solo existimos nosotros ahora.

Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.”

El Creador Nos ha dicho mediante su palabra que si hay esperanza. Que la vida si tiene sentido y que lo que vivimos ahora, no es absolutamente nada comparado a lo que experimentaremos cuando lleguemos frente a Él, y seamos invitados a vivir en Su casa, el Paraíso.

Si esto es cierto, toda adversidad es aguantable. Toda ansiedad depresión, por grande que sea es superable. Toda prueba se acaba y todo dolor se calma.

Tenemos salida!
El mundo no se acaba con el cambio climático.
Tenemos esperanza!
Lo que vemos, el gobierno en el que vivimos, el estatus socieconomico o el estado de salud en el que vivimos, no es lo único que existe.

Ahora, Existe un pequeño detalle.

Para aquellos sin Cristo: Lo que vemos, lo que vivimos, lo que sufrimos; Sí es el único paraíso que ellos van a gozar.

Para quienes le conocemos, quienes le hemos recibido como Señor, único y suficiente dador de salvación, esto que vivimos es lo peor que vamos a experimentar.

La Clave es vivir el Hoy, como si ya fuera “el Mañana glorioso” en el que ya vivimos con Él.

Si vivimos con los ojos puestos en la meta espiritual, que es el Reino de Dios. Si vivimos para Él, bajo sus estatutos; sabiendo que al final no hay muerte sino solo un cambio de domicilio, entonces tu vida será diferente.

Comencemos el año 2020 recordando:

1 Juan 5:12 “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”

Si le tenemos a Él, tenemos todo.

Nos Vemos Pronto

Orgullosamente Orgulloso

Antes, celebrábamos vivir de manera desinteresada, siendo sencillos. Era honorable el ser voluntariamente una buena esposa, un buen esposo, un buen hijo, un buen ciudadano; ir y desinteresadamente luchar contra el nazismo, cuando podrías haberte quedado en casa cómodamente.

Celebrábamos la humildad humana, pues el humano es más, cuando es menos; menos centrado en su propio bienestar, propia felicidad y placer.

Cómo llegué a esta conclusión tan opuesta a nuestra cultura llena de yo? La respuesta es: fuegos artificiales el 4 de Julio.

Un incendio fue iniciado cerca de mi casa. Alguien en su “sabiduría” pensó que iluminar el cielo por segundos, valía la pena para poner en riesgo la casa de muchas familias; no lo hizo cerca de la suya, sino de la de otros.

Luego, después del show de pirotecnia, el lugar desde donde lo presenciamos quedó lleno de basura. Lo interesante fue el comentario que saldría de esto: “La gente no tiene orgullo propio”, refiriéndose a que no se valoran a sí mismos lo suficiente para dejar limpio.

Yo creo que tenemos demasiado. Nos rebalsa el orgullo propio. Nadie recogió su basura porque: “para lo que cobran, de seguro hay alguien que puede hacerlo”, “para qué no ponen más basureros”. Con este tipo de orgullo, nos sentimos por encima de todo y todos.

“Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado.”

Proverbios 21:4

Nuestra cultura del orgullo, (de primero yo, lo que prefiero, lo que soy, lo que siento) nos ha traído aquí, a extinguir la caridad, honestidad y benevolencia.

Fíjate que nos “cuidamos” de no tomar alcohol, de no matar, de no adulterar y fornicar, pero el orgullo…re-léelo… El orgullo es pecado.

Lo hemos llamado orgullo, pero realmente es el egoísmo vestido de magnificencia.

Ya no celebramos a los soldados dando sus vidas por derrotar el nazismo, sino a estrellas del deporte y Hollywood.

Ya no celebramos a las mujeres dando sus vidas para otros en la maternidad, sino más bien a quienes egoístamente matan a los bebés en sus entrañas, para mantener su estado de comodidad.

No celebramos el ayudar económicamente, sino amasar cuánto dinero quepa en el banco.

Ya ni siquiera nos celebramos los unos a los otros, y si lo hacemos, es a aquellos que nos causan un bien, para ver que conseguimos luego.

Los que llamamos a Dios: “Padre” y hemos reconocido que Jesús es el Rey, no podemos seguir viviendo así.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Efesios 2:8–9

El regalo más importante que se nos ha dado: La salvación. Ha venido de Dios. Gratis! Para que nos sea Ridículo-Imposible querernos sentir orgullosos por nuestra santidad fuera de Él.

El reconocer que somos pecadores, que Jesús es el único que puede salvarnos y que somos incapaces de hacerlo por nosotros mismos: Es un acto de humildad. No hay porqué sorprenderse que las iglesias estén vacías de cristianos genuinos y llenos de “cristianos” que se adoran a sí mismos.

La envidia y avaricia han llegado a su nivel más alto, al punto de ni siquiera tener que atacar físicamente a otro para matarlo, sino que se le destruye difamatoriamente y a esto se le llama: táctica para el éxito.

Somos los Mejores humanos que hemos vivido, dice el mundo y tienen razón. Hemos dado rienda suelta a nuestra naturaleza pecaminosa, si no me crees, solo sintoniza las noticias por la mañana.

Para quienes conocemos al Rey Jesús, decimos que le seguimos y hemos sido comprados por su sangre y libertados de este mundo; debemos ser diferentes, porque nuestra naturaleza es diferente.

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”

1 Juan 2:16

Vanagloria, Es gloria que no merecemos, obtenida mediante egoísmo. Examinémonos! Si tenemos los mismos gustos, si actuamos de la misma manera, si utilizamos nuestro tiempo en lo mismo que el mundo lo utiliza; Habremos cambiado?

-Si tiene pico de pato, hace como pato y camina como pato, es? … Pato.-

Nos vemos pronto

El Sermón del monte: práctico.

Todos estos posts del sermón del monte, comenzaron por una reunión en la que se exponía el contexto de un par de los diez mandamientos. El error más grande que podemos cometer es no entender los textos de la Biblia en su contexto histórico, quien los escribe, para quien los escribe, en que momento histórico-espiritual-dispensacional los escribe.

Estos diez, no son los únicos diez Per se. Más bien son un resumen de toda la ley de Moisés y estos diez, a su vez, también se encuentran resumidos en dos:

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Mateo 22:37–39

No me dejes decirlo a mi solamente,

“Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Romanos 13:9

Haz visto esas reglas flujográficas, que dicen: “Si pasa esto, haz tal cosa y si pasa esto otro, procede de esta otra manera”?

Esto es exactamente lo que este resumen de la ley significa, en caso de duda: Estás amando a tu prójimo como a ti mismo con lo que haces?

Si la respuesta es si, adelante! Si la respuesta es no, detente.

“Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”

Mateo 5:22–24

El sermón del monte era un llamado a corregir la “sobre-espiritualidad” vacía de quienes lo oyeron por primera vez.

En su contexto judío hablaba de la presentación de ofrenda, que era para perdón de pecados. Era el rito central del templo judío: tener paz con Dios mediante el sacrificio de un holocausto.

Jesús estaba diciendo: Antes de traer sacrificio “físico”, Lo que cuenta es que cumplas la ley verdaderamente al hacer sacrificio espiritual, haciendo lo correcto; no es por un rito.

Ahora hablando a cristianos del siglo 21, quienes sabemos que la Salvación es por medio del Sacrificio de Cristo en la cruz, qué pues tiene que ver dejar la ofrenda frente al altar?

“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.”

Marcos 11:25

Nuestro momento de sacrificio, no es al llegar a un altar, llevando un cabrito u oveja o cualquier otro.

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.”

Romanos 12:1

En Romanos, se nos ha dicho que nuestro sacrificio, es un sacrificio vivo, nuestro cuerpo el templo del Espíritu Santo y por tanto nuestra vida en general está “frente al altar” siempre. Cada acción una ofrenda, a cada paso: perdonar y pedir perdón. Eso es seguir lo que Dios nos ha enviado.

Hubo una frase famosa en inglés y español que abreviaban wwjd? “Que haría Jesús? “ Lastima que la iglesia en vez de dar la respuesta, la dejó a la Imaginación del mundo o de personas que se llaman cristianos. En vez, la iglesia debe decir: “Yo se lo que haría Jesús: Amar a su prójimo, como ya lo hizo rescatándonos a todos.

Nos vemos pronto.

El Escándalo del Sermón del Monte 2

El cambio de pensamiento que se proponía era un cambio de rumbo de lo per-establecido y aceptado por el círculo socio-religioso de la época.
El Sermón del monte, no era solo una enseñanza o un comentario acerca de la ley. Era su interpretación definitiva y cómo quién sabe y tiene autoridad sobre el tema, Jesús inicia por establecer sus bases, sus “no negociables”.

Ahora, los conocemos como las bienaventuranzas, palabra que no ocupamos en nuestro día a día. Qué es esto de Bienaventurado? Es: Afortunado.
Literalmente Jesús nos está diciendo lo siguiente:

Mateo 5:3-9
“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.”

“Que suerte para aquellos que:” (que no solo es una expresión, sino que nos está instruyendo en aquellas características que sus oyentes en ese entonces y nosotros debemos tener)
– Son Pobres en espíritu (Esto lo vimos Aquí)
– Están tristes o agobiados y no están satisfechos con lo que el mundo da
– Quienes no son violentos
– Desean la justicia
– Tienen compasión
– Íntegros
– Buscan la paz
– Perseguidos por querer justicia.

Todas estas características, deben de ser parte de todos aquellos que profesan conocer a Jesús. Pues nada de lo que aquí se expone, es algo de lo que Él no es.

Es interesante, que su mensaje no dice “Ustedes deben ser…”, sino que ocupa la expresión “bienaventurados los que”
El Sermón del monte, movió el fundamento de la religión establecida.
Este sería una de las primeras veces que nuestro Rey nos re-definiría la ley de acuerdo a Él, por lo que en vez de decirnos: – “Esto deben de ser”, nos lo dice como un papá enseñándole a sus hijitos sin experiencia, – “afortunados aquellos que ya son Íntegros, buscan La paz, desean justicia, etc…”

Es aun así más tierno el entender que lo que Él busca para nosotros, no es para su bien, el bien de “su grupo o empresa”, sino para el bien nuestro, el de cada uno.

Al tener esas características,
– Seremos consolados
– Tendremos herencia en la eternidad
– Se nos hará justicia
– Tendremos la misericordia de Dios, que es ser libre de pecado.
– Veremos a Dios
– Seremos llamados hijos de Dios
– Iremos al Reino de los cielos

Para resumirlo, somos afortunados al aceptar el regalo de Salvación que hay en Cristo Jesús por medio de su sacrificio en la cruz, pues por medio de este seremos consolados, se nos hará justicia, obtendremos la misericordia de Dios, que es ser libre de pecado. Seremos llamados hijos de Dios, tendremos vida eterna en el Reino de los cielos en donde veremos cara a cara a nuestro Dios.

En una palabra: BIENAVENTURADOS

Nos Vemos Pronto.

El Arcoíris 2.

Como dijéramos antes, en la primera parte, Dios nos ofreció su mano y le hemos tomado el codo. Nos dio su señal universal de misericordia; el arco iris y lo hemos transformado en el símbolo de la rebelión sistemática en su contra.

Dios no solo nos lo ha dicho una vez:

Proverbios 21:4 Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pensamiento de impíos, son pecado.”
Proverbios 14:3 “En la boca del necio está la vara de la soberbia; mas los labios de los sabios los guardarán.”
Salmos 14:1 “Dice el necio en su corazón: No hay Dios. se han corrompido, hacen obras abominables; no hay quien haga el bien.
Romanos 1:21 “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.”
Lucas 12:20 “Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?”

Es el orgullo, el “yo puedo sin tí” ; “Con mis obras puedo irme al cielo.”; “yo sé más”; “La Biblia esta pasada de moda”; Etc.

Aun Así, con todo nuestro orgullo a flote, con toda nuestra soberbia, Dios ha mostrado nuevamente su misericordia para salvarnos de este diluvio de maldad que nos ahoga.

Tito 3:4-6 “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador”

1- Dios ha decidido salvarnos por medio de Su sacrificio en la cruz y su Gracia y
2- Darnos la vida Eterna, que es un pacto y promesa de Él hacia nosotros para no tener que vernos en peligro de sufrir su Ira nunca más.

Esto, no por nuestras obras, nuestro comportamiento, nuestra religión, nuestro conocimiento de la biblia, el guardar sus mandamientos. ¡NO!

Es todo por Gracia, por su infinita misericordia.
Nuestra Historia natural, La historia natural de nuestra enfermedad: Pecado, debería llevarnos a la muerte, sin embargo:

Efesios 2:4-7 “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

Hemos cometido la osadía como sociedad, como hombres, como humanos de tomar la mano misericordiosa de Dios y aprovecharnos de su gracia como excusa de rebelarnos en su contra. Utilizando uno de sus símbolos universales de misericordia, procurando borrar de la faz del planeta su Verdad, torciendo sus estatutos, imponiendo verdades falsas y cambiando definiciones, todo para “vivir felices en nuestra inmundicia” y no ser expuestos a su Santidad y nuestra triste condición pecaminosa.

No celebremos el “orgullo” más bien enorgullezcámonos de ser humildes de corazón y de saber que nuestro Dios nos ha brindado su misericordia para salvarnos.

Nos Vemos Pronto

 

El Arco Iris.

Este fin de semana, es la fecha en la que el condado de los Ángeles, celebra la fiesta “L.A. Pride” o fiesta del orgullo gay. No vengo a re-escribir la postura bíblica ante el homosexualismo; eso ya lo dejé patente en este blog, Aquí: “Recuperemos el Arco Iris del 1 al 4”  No hablaremos de eso. Más bien hablaremos del orgullo, una característica 100% humana; 100% alejada de lo que Dios es.

Es raro, pero en los últimos años, la percepción del orgullo y la humildad se ha mezclado. Los estándares, sobre el asunto ya no tienen distinción objetiva. Todo “depende del contexto” o se dice que el tema “es relativo.”
¿Cómo?
– Así:
1. Es malo si eres “orgullosamente cristiano”; es MUY malo.
Es MUY bueno e intelectual si eres o apoyas el ser “orgullosamente gay”

  1. La humildad es una cualidad que se busca en todos los líderes, pero queremos líderes fuertes; que crean que pueden por sí mismos; que no necesiten a nadie; que estén orgullosos de quienes son.
    En resumen: Queremos Humildes orgullosos y Orgullosos humildes.

Es realmente curioso, que de todos los símbolos de paz y amor que el hombre ha acuñado a través de los siglos; el que la sociedad ha utilizado para denominar cualquier tipo de orgullo sea el arco iris.
No solo vincula el “los últimos días serán como los días de Noé” al incremento del movimiento homosexual con las señales de los tiempos del fin; sino que se utiliza el mismo símbolo universal de la misericordia de Dios; el símbolo que debe recordarnos que somos infinitamente menos que Dios en poder, conocimiento… todo, y lo utilizamos para “demostrar” el orgullo de nuestra rebelión ante cualquier regla establecida por Dios.

Luego del Diluvio (la primera vez que llovió sobre la tierra), Dijo Dios a Noé:

Genesis 9:11-16 “Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.  Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos: Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra. Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes. Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne.  Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra.”

No fuimos nosotros los que hicimos un pacto de buen comportamiento; fue Dios en su misericordia, quién decidió:

1- Salvar a los hombres de su ira, por medio de su barca y la familia de Noé; luego
2-Hacer un pacto para no destruir más la tierra por medio de diluvios universales.

Dios no solo nos da un símbolo de su misericordia, sino que a través del tiempo nos lo ha recordado después de la lluvia, que es la que permite que cultivemos.

Hemos utilizado su símbolo, para ser malos; para justificar nuestra rebelión sistemática y blandir un estandarte orgullosamente.
Nos ha ofrecido su mano y hemos tenido el descaro de tomarle el codo.

continua en parte 2

Nos Vemos Pronto.